0
0
0
s2sdefault

Lo piden las entidades rurales, pero las provincias dudan porque dejan de recaudar impuestos.

El avance de la sequía en la principal zona agrícola del país abrió un fuerte debate en las provincias. A raíz de los reclamos de las entidades rurales, Santa Fe y Entre Ríos analizan por estas horas declarar la emergencia agropecuaria, mientras que Córdoba lo descarta por ahora. Si bien la medida alivia a los productores con el diferimiento del pago de impuestos, les quita valiosos recursos a los gobernadores.

Según la ley nacional, las provincias deben declarar primero la emergencia para que Nación decida luego si homologa el pedido. Hoy el gobierno nacional dispone de un fondo de $ 500 millones, un monto considerado insuficiente por los productores, quienes en cambio ven con interés estirar por hasta un año el vencimiento de impuestos a los bienes personales, ganancias, inmobiliario y de créditos oficiales.

Con pérdidas irreversibles, la campaña actual de soja se perfila como la peor desde 1988. La oleaginosa registró en febrero un nivel de humedad muy negativo, lo que llevó la semana pasada a la Bolsa de Buenos Aires que recortó la estimación de cosecha a 44 millones de toneladas, trece millones menos que la campaña anterior.

En el caso de Entre Ríos, el gobernador Gustavo Bordet podría avanzar con la emergencia en los próximos días, con ayuda de fondos nacionales, aunque se descarta en principio la prórroga del inmobiliario. Se trata de asistencia financiera y aportes no reintegrables, junto con créditos y el diferimiento de los préstamos vigentes que recibe el sector.

La Mesa de Enlace local solicitó el jueves una audiencia con Bordet para pedir la emergencia. Los dirigentes rurales estiman pérdidas en torno a los $ 10.000 millones y esperaban extender el vencimiento del inmobiliario, una medida que costaría a la provincia más de $ 350 millones, según cálculos privados.

Por otra parte, en Buenos Aires, hay algunos municipios que elevaron el pedido a la comisión provincial, y las entidades rurales de Tres Arroyos hicieron lo propio con el intendente de esa localidad.

El ministerio de Agroindustria declaró el viernes la emergencia agropecuaria para Mendoza, La Pampa y Chaco, por los incendios desde en las dos primeras provincias, y las fuertes lluvias en el NEA. "La ley prevé ayuda nacional una vez que las provincias decretan la emergencia o desastre agropecuario. Hasta ahora no tenemos ningún pedido", declaró Etchevehere.