0
0
0
s2sdefault

 

Las necesidades de salir a fondearse en el mercado de capitales para seguir abasteciendo la demanda de créditos hipotecarios obligará al Banco Nación a subir otra vez las tasas de las líneas que tiene para el público y llevarlas del 7% actual a un nivel en torno al 8 por ciento.

 

Así lo confirmó el presidente, Javier González Fraga: “Para mantener este ritmo de préstamos tendríamos que vender hipotecas y para poder vender hipotecas tenemos que tener una tasa superior a la que hoy está dispuesto a colocar el mercado con UVA, que te pide entre 5 y 6%. Entonces tendríamos que colocar hipotecas a alrededor del 8% más UVA, para poner un paquete atractivo”.

Hasta ahora, el Banco Nación viene financiando el boom de créditos hipotecarios atados a la inflación (indexados por UVA) con su propio patrimonio.

Pero la demanda de hipotecas le está consumiendo al banco la mitad de su capacidad prestable. “Con 5.500 créditos hipotecarios por mes, el banco cruje, y yo quiero prestarles también a pymes y a microemprendedores”.

Por eso, el plan del banco es hacia fin de año salir a securitizar hipotecas. Es decir, convertir los flujos por cobrar de los créditos vigentes en el respaldo de títulos que puedan ser emitidos en el mercado para captar fondos que permitan seguir ofreciendo créditos.

No es la primera vez que suben las tasas en el Nación, ya que de hecho había empezado ofreciendo créditos con una tasa cercana al 4 por ciento.