El músico analizó las repercusiones del recital en el que murieron dos personas y tildó de “canallas resentidos” a quienes lo criticaron sin conocerlo. Contó cómo sigue su Parkinson y habló de los proyectos musicales en marcha, pero aclaró que por ahora no dará ningún show

 

A cinco meses del recital donde murieron dos personas, el Indio Solari habló con un medio porteño sobre las repercusiones de aquella misa del 11 de marzo. Tildó de “canallas resentidos” a quienes lo criticaron sin conocerlo, contó cómo sigue su Parkinson y habló de los proyectos musicales en marcha pero aclaró que por el momento no dará ningún show.

 

“Momentáneamente no puedo convocar a nadie, se llega a torcer un tobillo alguien y me van a dar cadena perpetua”, disparó el músico en un extenso reportaje radial en FM La Patriada que concedió a su biógrafo, Marcelo Figueras.

 

“Me he sentido avasallado por cierto rencor que no sabía que existía”, confió Solari que reconoció que “no fue un buen año”, por razones de público conocimiento pero también por otras de índole personal.

 

“La mayoría de la gente que ha opinado sobre mí después de lo ocurrió en Olavarría es gente que no me conoce. Es raro que opinen de intimidades de uno. Yo no podría describirlos a ellos cómo son. Ahora sí sé que son unos canallas resentidos”, agregó. Entre otras personas, se referíua a Roberto Pettinato. “Lo vi dos veces en mi vida. Que salte así a morderme el cuello me sorprende”, dijo Solari sobre el ex Sumo quien se había mostrado muy duro después del recital de Olavarría.

 

Por otro lado, el ex líder de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota aclaró que sigue trabajando en sus proyectos musicales, que incluyen la formación de una nueva banda y un libro pero advirtió que por el momento no piensa dar ningún show.

 

“Se desbocaron con lo que dijeron (después del trágico recital de marzo) y ahora están deseando que el juez me encuentre algo para penalizarme”, señaló.

 

“No he salido a contestar no solo por indicaciones de los abogados, sino porque para mí la medida de uno son los enemigos o la gente que lo ataca. Y salir a defenderme de estos pelotudos me da vergüenza, son una máquina de decir mentiras”, añadió.

 

Sobre su estado de salud, dijo que “el Parkinson está controlado” y que ahora sale de una operación de hernia que lo tiene sin cantar.

 

“Estoy bien. Ocupado haciendo el disco y el libro. Pensando en una banda paralela que vamos a hacer. Como estoy al pedo, hago canciones todo el tiempo: para Los Fundamentalistas y para la nueva banda que todavía no tiene nombre”, explicó.

 

 

El libro, que además de sus textos incluye ilustraciones del artista Serafín, se titula Escenas del delito americano y será lanzado en septiembre.