0
0
0
s2sdefault

Cayeron todos los sectores, con excepción del siderúrgico. 

El Estimador Mensual Industrial (EMI) se hundió un 8,1% interanual en junio, lo que representa la peor caída en la era Macri, según datos del INDEC. De todos modos, el EMI logró cerrar el primer semestre con un signo positivo del 1%.

El dato de junio fue muy similar al registro de octubre de 2016 (-8%), mientras que para encontrar una cifra negativa más pronunciada a la del sexto mes del año hay que remontarse al 2009 (datos privados), en medio de la crisis financiera en el mundo.

Entre los factores que provocaron la fuerte contracción de la actividad fabril, aparecen la importante devaluación del peso frente al dólar, una marcada retracción del consumo, los efectos de la sequía, pero también influyó la huelga general de camioneros en Brasil, principal socio comercial de Argentina.

Según el Estimador Mensual Industrial (EMI), las caídas más fuertes correspondieron a refinación del petróleo (19,9%), automotriz (11,8%), caucho y plástico (11,1%) y metalmecánica (10,9%).

Por otra parte, las industrias metálicas básicas registraron en junio una suba en la medición interanual (9,8%).

En cuanto a la encuesta cualitativa, que mide expectativas de las empresas, el 45,8% de los empresarios anticipó una baja para el tercer trimestre; 41,2% prevé un ritmo estable y 13% espera un aumento.

Entre las firmas exportadoras, el 49% no anticipa cambios en sus exportaciones totales para el tercer trimestre; 33,3% espera una suba y 17,7% vislumbra una disminución.

El 54,1% de las empresas consultadas no espera cambios en los stocks de productos terminados; 24,5% anticipa una suba y 21,4% espera una disminución.

El 70,4% de las empresas no espera cambios en la dotación de personal durante el tercer trimestre; 21% anticipa una disminución y 8,6% prevé un aumento.

Así, el arrastre negativo que el segundo trimestre le va a dejar al tercero es tan importante que ya queda casi descontada la recesión técnica.