0
0
0
s2sdefault

El ingreso preventivo apunta a mejorar de cara al futuro, ante el cuadro crítico financiero y productivo actual de la fábrica de cosechadoras.

La fábrica de cosechadoras Vassalli Fabril SA ingreso a un concurso preventivo de acreedores con el objetivo mejorar de cara al futuro su crítica realidad financiera y productiva.

La presentación fue realizada en el Juzgado Civil, Comercial y Laboral de la ciudad de Firmat y, aunque no se puede establecer con exactitud una fecha, se estima que el procedimiento, abierto días atrás, para acordar y resolver la cuestión llevaría entre uno y dos años.

Así lo indicaron ayer referentes de la reconocida empresa de cosechadoras establecida en Firmat y que atraviesa por dificultadas que afectan su continuidad e intranquilizan a toda la ciudad.

Sin embrago el regreso de la nieta de fundador de la firma, Mariana Vassalli, trajo cierto alivio y hasta expectativas de cambios luego de la frustrada experiencia que significó el paso del grupo de concesionarios que tuvo el control del establecimiento durante un par de años sin obtener los resultados esperados.

El retorno de Mariana Vasalli, nieta del fundador de la firma, logró desplazar a Néstor Girolami de la presidencia del directorio a instancias de un planteo judicial que derivó en la designación de un interventor que tendrá la función de normalizar la cuestión institucional. Se trata, como dio cuenta oportunamente La Capital, de quien se venía desempeñando como CEO de la empresa, Luis Cagliari.

Entre los principales inconvenientes que enfrenta la empresa aparece una deuda de unos 280 millones de pesos refinanciada  a 15 años con el Banco Nación, que, tiempo atrás, evitó el cierre de la firma santafesina. Además tiene cheques rechazados por sumas millonarias y otro pasivo adicional por contribuciones patronales.

A esta situación hay que sumarle el regreso de las retenciones a las exportaciones junto con las altas tasas de interés que afectan al sector metalmecánico y ha desembocado en una caída de ventas de cosechadoras del 52% en 2.018, según el Indec.