0
0
0
s2sdefault

La polémica medida fue ratificada por el gobierno.

El Gobierno ratificó que no habrá un bono de fin de año para jubilados. Y que sólo analizará eventuales cambios en el impuesto a las Ganancias para los trabajadores del transporte en una mesa sectorial específica. Se lo comunicaron Mauricio Macri y el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, ayer a Gerardo Martínez, líder de la Unión Obrera de la Construcción e integrante de la “mesa chica” de la CGT durante un encuentro en la quinta de Olivos. El gremialista, por su parte, insistió con la necesidad de institucionalizar una convocatoria al diálogo social.

El encuentro tuvo relación con el G-20. Martínez acudió a Olivos para presentar las conclusiones formales del L-20, el denominado “capítulo laboral” de la cumbre, que sesionó en Mendoza en septiembre pasado. Más allá de esa razón protocolar el dirigente llevó su propuesta de ampliar los mecanismos de diálogo. La respuesta fue que, por ahora, el Ejecutivo mantendrá abiertas conversaciones con todos los sectores de la economía pero por separado, una dinámica que ya era  la política oficial en la gestión de Jorge Triaca al frente de Trabajo.

En la charla las malas noticias quedaron a cargo de Sica. El ministro le ratificó al gremialista que no hay recursos para el pago de un bono a jubilados y pensionados, una gestión que la CGT también intentó en paralelo con el extra a trabajadores del sector privado. La semana pasada el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, ya había descartado esa opción pero luego la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, anunció el pago de un bono de $3.500 para los jubilados de la provincia, lo que reanudó la expectativa de una medida similar a nivel nacional.

Esta negativa aparece, como mínimo incomprensible luego que se anunciara, en estos últimos días, el pago de bono para la AUH, más aún cuando los fondos para estas últimas prestaciones serán afrontadas por el ANSES.