0
0
0
s2sdefault

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció esta mañana que la automotriz japonesa Honda, la fabricante francesa de cosméticos L’Oreal y la compañía de motores MWM le comunicaron que cerrarán sus fábricas en la Argentina para instalarse en el vecino país.

“Es un nuevo gesto de confianza de los inversores para generar más empleos y un mayor crecimiento económico”, aseguró en un mensaje que publicó en redes sociales. Sin embargo, apenas una hora después lo borró.

El anuncio —rápidamente eliminado— fue difundido en un momento complicado para las relaciones entre ambos países. Desde las elecciones generales realizadas en Argentina, Bolsonaro acumuló críticas contra el presidente electo Alberto Fernández. De hecho, adelantó que no vendrá a los actos de asunción que se llevarán a cabo el 10 de diciembre y enviará a su vice, Hamilton Mourao.

Minutos después de la publicación del mensaje de Bolsonaro en Twitter, desde las sedes locales de dos de las empresas involucradas desmintieron esa información. En el caso de MWM, la fabricante de motores, el cierre de su planta en Córdoba ya se había producido en septiembre pasado.

“Honda no cierra su planta en Argentina, sino que mantendrá sus operaciones tal como estaba previsto, a partir del 2020 concentrando su producción en la línea de motocicletas”, explicaron a Infobae desde la filial local de compañía. Es probable que Bolsonaro haya hecho referencia a que la empresa japonesa dejará de fabricar autos en la Argentina y concentrará su producción en motos.

A mediados de agosto pasado, la compañía automotriz anunció que dejaría de fabricar autos en la Argentina a partir del año que viene. Hasta el momento, la marca japonesa producía el modelo HR-V en su planta de la localidad de Campana, que desde el segundo trimestre de 2020 se enfocará solo en la producción de motocicletas.

“Es una decisión a nivel global que no tiene que ver con el contexto económico local. La industria automotriz cambió y Honda Japón definió que las capacidades de producción se adapten de otra manera”, explicaron entonces desde la empresa. En Honda trabajan actualmente unas 1.050 personas: el 40% vinculadas con la producción de autos y el resto con la fabricación de motos y tareas administrativas.

Con todo, desde Honda remarcaron que continuarán la comercialización de automóviles, con su servicio post venta y repuestos en el mercado local. A partir del año que viene se abastecerán de varias plantas a nivel global. E incluso esta semana realizarán anuncios de nuevos lanzamientos en la Argentina.

Por el contrario, en febrero de este año, Honda inauguró su segunda fábrica en Brasil, ubicada en la ciudad de Itirapina, interior del estado de São Paulo, y donde se produce el modelo Fit.

Por su parte, fuentes de L’Oréal confirmaron que su operación en la Argentina seguirá normalmente. “L’Oréal produce en Argentina cerca de 40 millones de unidades por año en sociedad con un productor local. No existe ningún plan para cambiar esto, de hecho nuestra ambición es continuar incrementando la producción local. Argentina es un mercado estratégico para L’Oréal y la compañía está comprometida en acompañar el crecimiento económico del país”, destacó la empresa en un comunicado, sin aludir directamente a la publicación hecha por Bolsonaro.

L’Oréal, de origen francés, está presente con una filial en el país desde 1963 y cuenta con una planta de producción en Moreno, en sociedad con una empresario argentino, y un centro de distribución en la localidad de Tigre.

La empresa MWM, que es brasileña, había cerrado su planta de construcción de motores diésel en la ciudad cordobesa de Jesús María en septiembre de este año, como consecuencia de la caída de la producción local de motores y componentes. “Todo el respaldo necesario para los productos MWM en Mercosur ahora se proporcionará a través de sus operaciones en Brasil, con un enfoque en la red de servicio local de Argentina, asistencia técnica y distribución de repuestos”, informó la empresa en ese momento. Hace apenas poco más de un año, sus accionistas brasileños habían incluso anunciado una inversión de $30 millones para producir una línea de generadores de energía.