Imprimir
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Las colocaciones a plazo fijo aparecen como la peor opción frente al recorrido esperado para los bonos de la deuda y de muchas acciones privadas.

Los economistas y especialistas se ponen de acuerdo a la hora de afirmar que es un momento complejo para la Argentina por la crisis económica y que resguardar el dinero para aquellos que tienen la posibilidad de ahorrar resulta trascendental.

También destacan que las claves para que los pequeños y medianos ahorristas puedan hacerle frente a un contexto inflacionario, recesivo y con un virtual default, pasa por diversificar y armar carteras según el perfil de riesgo de cada interesado.

A esta situación, señalan, hay que sumarle la plena vigencia de las restricciones cambiarias que implementó el gobierno del ex presidente Mauricio Macri que solo permite atesorar hasta USD 200 por mes para “personas humanas” y también considerar la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que sancionó el Congreso que reglamentó un impuesto del 30% para la compra de divisas para ahorro y el turismo, junto a otros cambios impositivos para aumentar la recaudación.

Teniendo en cuenta el escenario de marcada fragilidad económica y financiera, los inversores consultados recomiendan distintas maneras de hacerse de dólares como refugio ante la depreciación del peso y descartan posicionarse en plazos fijos en pesos dada las bajas de la tasa de referencia que viene implementando en Banco Central con el afán de que se dinamice la economía a través de un impulso al consumo.

Cedears

“En este momento el atractivo de los activos en pesos va disminuyendo en la medida que se va consolidando la reducción de las tasas de interés. Había un montón de instrumentos que estaba rindiendo arriba de un 150% anual en pesos. Eso ameritaba invertir. Como eso se está terminando hoy nuestra recomendación muta hacia activos dolarizados”, afirma Diego Falcone, Chief Strategist de Wealth Management.

En ese sentido, el idóneo recomienda posicionarse en un Cedear de una compañía norteamericana. Los Cedears son Certificados de Depósito Argentinos que pueden ser negociados (compra y venta) en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y que representan acciones de empresas cotizantes en los mercados internacionales.

Al comprar un Cedear, el inversor adquiere los mismos derechos (dividendos, suscripción de acciones, etc.) que un inversor que adquiere la acción original en el mercado internacional (EE.UU., Japón, Brasil, Europa, China, entre otros). De esta manera, el inversor local podrá invertir en ellos con sólo abrir una Cuenta de Inversión en pesos.

“Estamos cerrando una década muy buena para el sector tecnológico. Hay empresas espectaculares como Amazon que están empezando a enfrentar problemas de crecimiento hacía adelante. Tampoco es compro Apple y ya está. Por eso hablo de tener una cartera de Cedears para cubrirse. Diversificas en compañías de consumo, como Coca Cola Pepsi, etcétera con empresas tecnológicas o energéticas. La comprás y las vendés cuando querés", explica Falcone.

Para Ramiro Marra, director de Bullmarket Broker, los Cedears de empresas que cotizan en Estados Unidos y se pueden comprar en Argentina y que exceden el riesgo argentino, permiten tener una cartera ajustada a dólar con empresas de primera línea a nivel mundial.

“Si el inversor compra una acción de una empresa internacional de manera directa y no a través de un Cedear, directamente va a tributar el 2,5% porque es un activo que está fuera del país. En cambio, si lo compra a través de un Cedear, que es la misma acción pero en pesos en la Argentina, no paga el impuesto a la Renta Financiera y la alícuota es menor”, destaca.

Compra de dólares

Comprar un dólar en el mercado oficial cuesta un 30% más que el viernes pasado. El precio de venta en el Banco Nación del “dólar solidario” es de $81,90 y en los bancos privados y casas de cambio se ubican entre ese precio y $85,80. Por eso los especialistas recomiendan a aquellos que tienen pesos hacerse de la divisa norteamericana a través del dólar MEP o dólar Bolsa.

Se trata de una operación que permite hacerse del billete verde a través de la compra-venta de bonos. De esta forma, se puede comprar dólares a poco más de $72 por unidad (según la cotización del día) $10 menos de lo que sale el dólar oficial con recargo y por debajo, incluso, del dólar informal que promedia los 80 pesos.

Fondos de Inversión

Una vez que el inversor dolarizó sus pesos, José Bano, gerente de Research y Business Intelligence de InvertirOnline recomienda invertir en Fondos de Inversión.

“Los Fondos de Inversión no tienen costo de suscripción ni de rescate. Si tiene costos de administración pero van en torno al 1%. Se resta todos los días de la cuota. Y neto de todos estos costos los fondos rinden 2 o 3% anual en dólares. No es un rendimiento fabuloso pero es en dólares y en una inversión conservadora. Comparado contra un plazo fijo que paga 1%, está bien”, describe al tiempo que agrega que los fondos tienen liquidez y se pueden cobrar en 72 horas hábiles.

Asimismo, Ramiro Marra también ponderó este tipo de inversiones en dólares. “Los Fondos de Inversión que invierten en bonos latinoamericanos son buenos productos para corto plazo, son más estables y podes ingresar con USD 1.000. Los Fondos están limitados a una exposición mínima del 75% del Mercosur”, afirma.

Cabe agregar que el Banco Central habilitó a los FCI a invertir hasta el 20% de su capacidad patrimonial computables en operaciones de pases.

Bonos y acciones

Una inversión más agresiva es la de bonos en pesos y acciones. En ese sentido, ambas posiciones viene cerrando el año con subas generalizadas por las señales del gobierno de Alberto Fernández vinculadas a una renegociación más amigable de la deuda.

Según Bano, los bonos en pesos vienen rindiendo muy bien. “El TJ20 subió 22% en los últimos días. El PR15 subió 20%. Una performance increíble. Hace una semana se pensaba que se iba a defaultear y los precios de los bonos mostraban eso. La situación cambió porque las Letras que había que pagar las pagaron y el Gobierno muestra un claro mensaje con la suba de los impuestos contemplados por la Ley de Emergencia Económica. Parece que no van a ir a un default crudo sino que va a haber una negociación más amistosa”, destaca.

 

Y agrega que los bonos en ese contexto están siendo más interesantes. “Mi recomendación más fuerte va por el lado de las acciones. Para un inversor agresivo una parte de su portafolio podría estar en acciones argentinas que no han recuperado lo que recuperaron los bonos. Los papeles con renta variable vienen performando bien pero todavía les falta mucho, tanto en pesos como en dólares, para llegar a un promedio histórico. Ahí veo oportunidad. Hay que empezar a entender las medidas que va tomando el Gobierno”, sostiene Bano.

Para el gerente de Research y Business Intelligence de InvertirOnline lo más castigado en acciones fueron las relacionadas al sector energético porque lo que se presumía es que iba a haber retracción de tarifas o congelamiento de tarifas. “Las energéticas y el consumo son las apuestas. Empresas como Mirgor están en precios más altos que el resto porque el mercado lee la oportunidad ante el incentivo al consumo”, señala.

Mientras que por el lado de los bonos sugiere los que son en dólares. “Los bonos más largos como el Century (centenario), el AC17, el Pary con ley Nueva York son los que recomiendo. Con respecto a los bonos en pesos, si bien han hecho una suba fenomenal, no me parece un lugar donde estar”, destaca.

Marra coincide con esa mirada y destaca: “Estamos en un auge del mercado luego de las medidas tomadas por Alberto Fernández que está haciendo que se empiece a descontar una mejor negociación de la deuda. Por eso, los bonos para la gente que quiere asumir riesgo, son una alternativa interesante”.

En lo que no dudan los especialistas es aseverar que los plazos fijos en pesos hoy no son una opción para los inversores dado que van detrás de la inflación proyectada para todo 2020.

No obstante, Diego Falcone destacó que “si bien los precios son atractivos, los clientes no deben posicionarse en activos argentinos por un tiempo largo, dado que todavía hay oportunidades de bonos en pesos para capitalizar en el corto plazo”.