“Efectivamente estamos trabajando con el equipo económico y con la Jefatura de Gabinete en organizar una serie de medidas pospandemia”, reconoció el mandatario durante la conferencia en la que anunció la nueva fase del aislamiento social entre el 18 de julio y el 2 de agosto.

 

Al respecto, dijo que habrá “medidas impulsadas por el Estado nacional para todo el país, pero también tiene la particularidad de que yo quiero que construyamos un plan de salida región por región, porque me interesa atender a la particularidad de cada región”.

 

“A Axel (Kicillof) y a Horacio (Rodríguez Larreta) los he invitado a que hagamos un plan pospandemia para el AMBA que tiene su particularidad, y quiero que hagamos lo mismo con los gobernadores del NOA, del NEA, de Cuyo, de la región Central y la Patagonia”, explicó Alberto Fernández. Y agregó: “Tenemos que ver de qué modo podemos potenciar el más rápido desarrollo de esas regiones, teniendo en cuenta que durante mucho tiempo fueron muy olvidadas las economías regionales”.

 

Cuando estalló la pandemia, el Gobierno tuvo que recalcular su plan económico que había esbozado el Presidente en la Asamblea Legislativa del 1 de marzo, para dar lugar a un programa para atender la emergencia. El 20 de marzo se estableció una cuarentena estricta en todo el país, que más tarde fue dando lugar a una flexibilización regional. Esta segmentación del aislamiento dejó en evidencia las distintas realidades de la Argentina.

 

En ese marco, hubo políticas públicas impulsadas desde la Casa Rosada que fueron de alcance nacional como por ejemplo el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que alcanzó a 9 millones de personas, el pago del 50% del salario por parte del Estado a los trabajadores del sector privado mediante el ATP, y el Plan Alimentar, entre otros programas.

 

En esa línea, también está el proyecto de moratoria amplia que el Ejecutivo envió al Congreso, y que se espera que tenga un rápido tratamiento. La intención del Gobierno es darles alivio a las personas humanas y a las jurídicas, mediante un plan integral que abarca las deudas con el fisco, como una plataforma de recuperación de cara a la salida de la pandemia.

 

“La lógica del plan es esa, una serie de medidas impulsadas desde el Gobierno nacional y una serie de medidas acordadas con los gobernadores de cada región para potenciar las economías regionales y las peculiaridades de cada región”, hizo hincapié Alberto Fernández.