0
0
0
s2sdefault

Qué hacer y qué no hacer para tener una buena salud financiera.

Resultado de imagen para tarjetas de credito argentina

Gran parte de los consumidores elige la tarjeta de crédito como método de pago, más aún en estos tiempos de inseguridad y de necesidad de financiamiento para desajustes en los consumos personales y/o familiares.

En 2.017 la cantidad de transacciones realizadas en el Argentina aumentó más de un 8% mientras que el volumen de ventas, es decir la cantidad de dinero que se gastó, lo hizo en un 30%. Pero, si no se utiliza de buena manera puede llevar a caer en una deuda difícil de pagar.

Una práctica financiera muy común es pagar sólo el mínimo de la tarjeta, que se estima ronda el 5% del total del gasto, sin considerar los intereses que se generan y que pueden aumentar en un 70% el monto final.

Sin embargo, esta no es la única práctica desaconsejada.

Veremos aquí 5 de los errores más comunes entre las personas que utilizan su tarjeta de crédito:

1. Usar el plástico como un ingreso extra: Esto se presenta entre quienes olvidan que las tarjetas son un instrumento de pago en la que se presta cierta cantidad de dinero bajo la promesa de que se devolverá posteriormente. Al no tener esto en cuenta, muchas personas consideran la línea de crédito como un ingreso regular, lo que afecta la percepción real de su capacidad de pago.

2. Pagar una tarjeta con la otra: Muchas personas intentan resolver un problema de endeudamiento pagando la deuda de una tarjeta con otra o con un préstamo personal. Esta situación podría generar un efecto bola de nieve cuyo resultado sería una deuda aún más grande que la primera. 

3. Adquirir más tarjetas de las que se pueden pagar: Muchas persona sacan tarjetas porque es fácil hacerlo, sin tener la disciplina ni la capacidad financiera necesaria para tenerlas bajo control.

4. No saber cómo funciona una tarjeta de crédito: La mayoría de los titulares no adquieren una tarjeta como resultado de una decisión meditada, consciente y dirigida a obtener un mejor rendimiento de sus recursos, sino que lo hacen de manera impulsiva.

5. No hacer uso de un presupuesto: No saber cuánto se gana y en qué se gasta es un mal hábito que afecta todos los aspectos de las finanzas personales. Esta situación podría agravarse cuando se dispone de una tarjeta, ya que, si no se tiene una buena administración del dinero propio, es probable que la situación se agrave cuando se adquiere un crédito.

Sin lugar a dudas, en épocas de incertidumbre económica, lo mejor es ir con prudencia y pie de plomo para evitar malos tragos.