0
0
0
s2sdefault

Las Unidades de Valor Adquisitivo aumentaron 31% en los últimos doce meses mientras que los salarios de los estatales se ajustaron un 17,5%.

La corrida cambiaria provoca dolores de cabeza no sólo a quienes ya tienen tienen un crédito hipotecario adjudicado y buscan propiedad. También afecta a quienes ya superaron esa etapa y lograron adquirir su vivienda propia a través de un préstamo UVA.  

Es que entre el 15 de agosto de 2017 y la primera quincena de este mes, las Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), en la que se cotizan la mayoría de los créditos hipotecarios, tuvieron un aumento de $6,01, lo que significó un incremento del 31%, sumado a las tasas de interés que se duplicaron.

Al mismo tiempo, los salarios se ajustaron un 17,5% (13,5 puntos menos), lo que significa que las cuotas de los préstamos se hicieron más inaccesibles para los beneficiarios.

Al finalizar la primera quincena de agosto de 2017, una UVA equivalía a $19,46 y este miércoles la misma cotizaba en $25,47. A su vez, las tasas de interés, que oscilaban entre los 3,5% y el 7% (dependiendo de los bancos), ya superan el 10%. Ambos factores explican por qué los requisitos para acceder a un crédito hoy son superiores y que en un año, los tomadores del crédito ya deban más de lo que han alcanzado a pagar.

De esta forma, quien pidió un crédito de un millón de pesos el año pasado, obtuvo 51.387 Unidades de Valor, lo que a la fecha equivaldría a $1.308.827, más intereses; es decir un incremento del 31% aproximadamente. 

 

Recordemos que una vez que es concedido el crédito, la persona no lo adeuda en pesos sino en UVA (cuyo valor varía día a día). Por eso, el incremento de 31% que tuvieron las Unidades de Valor Adquisitivo en los últimos doce meses, llevó a que la deuda de los beneficiarios creciera más que el monto que pagaron durante todo el año.

En el mismo periodo de tiempo, por citar un ejemplo, la mayoría de los empleados estatales tuvieron un ajuste salarial del 17,5%. El mismo se compone por un incremento del 7% aplicado en junio del año pasado, más los aumentos de enero (5%) y junio (5,5%) de este año, que tuvieron la mayoría de los acuerdos. El balance anual es algo menor para algunas actividades y mayor para otras.

El aumento de las tasas de interés y de las Unidades de Valor Adquisitivo significa que para que una familia acceda a un crédito hipotecario en UVA a 30 años, por ejemplo del Banco Nación, se necesitan ingresos netos de $25.284, siempre y cuando se tenga una cuenta sueldo en esa entidad. En ese caso, podrá acceder a una tasa del 6,5%, la más baja del mercado. Hace un año la alícuota más accesible estaba en 3,5% y la familia debía sumar ingresos por $ 23.000.

En ambos casos, se trata del salario mínimo, sin contar otras afectaciones en el sueldo, como créditos personales o gastos en las tarjetas. Cabe destacar además, que hace un año la cuota inicial variaba entre los $5.600 y los $5.200 por cada millón de pesos, y hoy supera los $ 6.500.