0
0
0
s2sdefault

 

Al momento de emprender un viaje, suelen aparecer algunos miedos respecto de cuánto será el gasto real de acuerdo a las corridas cambiarias y al aumento del dólar. Quienes hayan viajado en el último tiempo y utilizado sus tarjetas, seguramente pagaron el resumen a un precio considerablemente más caro. Es por eso que a continuación dejamos algunas recomendaciones para reducir el impacto de la suba del dólar y despreocuparse por la futura cotización.

 

Comprar todo con anticipación

 

Quienes están acostumbrados a viajar, ya prevén la posibilidad del aumento del dólar y compran todo con gran anticipación. Algunos lo hacen aproximadamente 40 días antes, y los más cautelosos 140 días e incluso más. Realizar estas transacciones anticipadas, siempre proporcionará tarifas más favorables acompañadas de una buena financiación. Contratar paquetes en oferta es una buena opción, ya que se adquiere todo en un pago y, en caso de que el dólar aumente, esto no influirá en el precio pactado.

 

Priorizar las compras con débito o efectivo

 

Pagar en efectivo o con tarjeta de débito, asegura que la compra se concrete teniendo como referencia el tipo de cambio del día. De esa manera, se evita la incertidumbre que genera desconocer el precio final que se pagará al realizar transacciones con tarjetas de crédito.

 

Tener en cuenta fechas de cierre de las tarjetas de crédito

 

Algunas tarjetas calculan la conversión a un tipo de cambio anterior al del momento de pago. Es importante consultar los valores que se tomarán por parte del banco emisor y los de la tarjeta antes del vencimiento, para luego no perder por diferencias que podrían evitarse. Se debe recordar que financiarse con la tarjeta implica el cargo de intereses y el IVA aplicado sobre los mismos. En estos casos, puede que el costo financiero total termine duplicando el de la tasa de interés que aparece en el resumen.

 

Aprovechar promociones y cuotas

 

Con la volatilidad del dólar, puede que el viaje se encarezca considerablemente teniendo en cuenta los gastos en el lugar de destino, pero esto no detiene a los viajeros. Los usuarios suelen aprovechar las promociones y descuentos apresurando sus decisiones, así podrán congelar el precio y no terminar pagando más caro. Acceder a una buena financiación también será primordial a la hora de comprar un producto; ya sea en cuotas con o sin interés, esto dependerá del banco que el cliente tenga.

 

Viajar de modo gasolero y aprovechar apps para ahorrar

 

Existen varias maneras de afrontar el viaje de modo que sea más barato, y logrando que la corrida cambiaria no impacte demasiado. En vez de contratar hoteles, se puede conseguir una habitación a través de diferentes plataformas online. En lugar de cenar en restaurantes, se pueden realizar compras en supermercados y cocinar. Además, existen algunas aplicaciones que ayudan a comparar precios y ahorrar muchísimo dinero al momento de viajar.