0
0
0
s2sdefault

La Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni), presentó este miércoles una demanda contra Prisma Medios de Pago SA (la dueña de las tarjetas de crédito VISA en Argentina) para que se reduzcan las comisiones y los plazos de pago.

La Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni), entidad que agrupa a las estaciones de servicio del interior, presentó este miércoles una demanda contra Prisma Medios de Pago SA (la dueña de las tarjetas de crédito VISA en Argentina) para que se reduzcan las comisiones y los plazos de pago.

"Lo mismo que presentamos en la Justicia también lo presentamos en defensa de la competencia" manifestó el presidente de Faeni y estacionero de Santa Fe, Alberto Boz.

"Tuvimos la mediación previa pero no obtuvimos más que dilaciones y negativas. Por eso hoy el tema ya está judicializado", aseguró y admitió que "la Justicia es lenta en la Argentina, pero es un paso que tenemos que dar para poner en caja al sistema de las tarjetas de crédito y al sistema financiero".

"No puede ser que en otros países similares a la Argentina estén cobrando la tercera parte de las comisiones que cobran acá y que acrediten las ventas en la tercera parte del tiempo que se toman acá. Estamos pidiendo igual tratamiento que en los países similares al nuestro. Esperemos que sea breve", expresó.

"Al Congreso le estamos pidiendo que por ley se ponga un plazo máximo para que se acrediten las ventas con tarjetas de crédito. Puntualmente pedimos para nuestro sector que sea un máximo de cinco días hábiles y que la comisión no supere el 0,5% de la operación total", anticipó.

"Esto tiene una explicación –argumentó– que tiene que ver con que en nuestro sector el 50% de lo que paga la gente en combustibles es impuestos y sobre todo eso el estacionero paga la comisión. Es una actividad distinta que no remarca el costo financiero como pueden hacer otras actividades. Tenemos grandes volúmenes, bajos márgenes y no recargamos el costo financiero como otros comercios. Por eso entendemos que merecemos tener un tratamiento diferencial".

"Estamos en un momento tan crítico que el estacionero no puede hacer frente al gran capital de trabajo que tiene en la calle. El combustible aumentó en lo que va del año un 80% y la inflación fue de la mitad. Es decir que a nosotros se nos duplicó la cantidad de dinero que tenemos que tener en la calle para poder atender a los clientes. Nosotros pagamos  por anticipado los camiones de combustibles, ni hablar si entramos en un descubierto bancario porque con las tasas de intereses se pulveriza toda la utilidad que tenemos".