En la mañana de este viernes personal de la Secretaría de Control Urbano y Convivencia municipal procedió a la clausura de una fábrica de productos de copetín que funciona en 12 de Octubre al 1700.

En el lugar se detectaron irregularidades manifiestas en la cadena de producción, elaboración, envasado, depósito y comercialización de los productos.

“La fábrica incumplía gravemente con normas de higiene y seguridad. Incluso se detectó la presencia de plagas, excrementos de animales domésticos, mucha falta de higiene, irregularidades muy grandes en materia de instalación eléctrica y en el mantenimiento y limpieza del lugar”, detalló la secretaria de Control Urbano, Silvia Rocha.

La funcionaria apuntó que ya se tenían algunas denuncias contra este comercio que estaba habilitado, por lo cual se investigará cómo transcurrió el proceso de habilitación ante las múltiples irregularidades detectadas.