0
0
0
s2sdefault

Siete reglas para trabajar eficientemente desde nuestras casas sin caer en la pereza.

El mundo laboral se encuentra en permanente cambio en nuestro país, cada vez son más empresas las que adoptan la modalidad de trabajo hogareño como un diferencial para ofrecer flexibilidad a sus valores y retenerlos en su estructura, paradójicamente, cada vez más desestructurada.

Son muchas sus ventajas, sin embargo hay algunos puntos a tener en cuenta para no fracasar en el intento… aquí te mostramos 7 reglas para no perder la eficiencia:

1) Empezar gradualmente: Comenzar con un día por semana de home office puede ayudar a adoptar una conducta responsable y eficiente, hasta lograr evitar caer en distracciones.

2) Aumentar la comunicación: Mejorar el feedback con colegas y jefes ayudará a mejorar nuestro desempeño y transformar nuestro paraíso de flexibilidad en un naufragio de aislamiento.

3) Mantener la flexibilidad: No perder de vista la flexibilidad para no faltar a aquellas cuestiones importantes de nuestro trabajo. Si una reunión de la empresa cae en el día de nuestro home office, darle prioridad a ella y flexibilizar nuestros tiempos.

4) Crear un espacio personal: Ordenar un espacio personal y estructurado en nuestra casa para poder trabajar con comodidad es fundamental para evitar distracciones.

5) Planear la jornada: Por mayor flexibilidad horaria que tenemos, debemos cumplir con las metas laborales, y ello, muchas veces implica cumplir 8 horas, por más que no sea en la oficina de la empresa.

6) No olvidarse de las pausas: Al igual que en la empresa, las pausas son necesarias, por ello debemos establecer límites para los descansos y horarios límites de trabajo.

7) Concientizar a los allegados: Avisarle a nuestras personas cercanas que, por más que estemos en nuestra casa, tenemos las mismas responsabilidades que en el ámbito laboral.