0
0
0
s2sdefault

Como bien sabemos, no todos los viajes son de placer: muchas personas deben trasladarse de un lugar a otro por motivos laborales. En estos casos, el destino nunca es tan importante como los objetivos a cumplir.

Por eso, cualquier persona de negocios sabe que el éxito está en los detalles y en una buena planificación del itinerario a seguir. Durante este tipo de viajes es esencial tener en cuenta las siguientes claves, para así garantizar el éxito de un proyecto:

 

Planificar con anticipación

 

Al momento en que se decide realizar un viaje de negocios, es necesario asegurarse de registrarlo en la agenda y planificar la totalidad de las actividades que se llevarán a cabo durante la estadía. Un traslado laboral generalmente tiene como objetivo una reunión o transacción definida, pero puede ser también un oportunidad para aprovechar la visita y sumar nuevos propósitos. Se pueden programar actividades con otros clientes del mismo lugar, reuniones de promoción del negocio, encuentros con socios o empresas del mismo rubro. Sabiendo las fechas con anticipación es posible organizarse y para ello una buena idea es elaborar una lista de actividades con horarios estimados para tener una aproximación a un cronograma definitivo.

 

Contratar servicios de confianza

 

Tratándose generalmente de viajes cortos, de uno o dos días, es esencial hacer rendir el tiempo, y esto depende en gran parte de los servicios que se contratan. En primer lugar, los traslados aéreos o por tierra deberían ser con empresas de renombre, conocidas por su puntualidad y formalidad. Evitar demoras, reprogramación de vuelos, reparaciones de los vehículos en el camino, entre otros contratiempos, será una prioridad. Otra previsión fundamental es la coordinación de los traslados internos hacia los puntos de reunión. No todas las ciudades cuentan con un transporte público organizado, por lo que es recomendable evitar transportes regulares de pasajeros y optar por un taxi. Por último, si se decide viajar en un vehículo propio, será necesario asegurarse de que se encuentra en óptimas condiciones, con la documentación correspondiente y los papeles de seguros al día.

 

Utilizar pocos proveedores

 

Es recomendable, con el objetivo de ahorrar tiempo y dinero, contratar a un único proveedor para la mayor cantidad de servicios posibles. De esta manera, en la misma transacción se pueden conseguir los tickets de avión de ida y vuelta, el alojamiento más conveniente y cercano a los puntos de reunión, entre otras cosas.

 

Considerar la comodidad

 

Si bien el objetivo principal del traslado es hacer negocios, no hay que menospreciar la comodidad. Dormir una cantidad adecuada de horas por noche, respetar horarios de comidas y descanso, contar con tiempo para higienizarse y cambiar de vestimenta, son algunas de las pautas que es importante considerar en el itinerario. Aprovechar de manera óptima el tiempo será fruto de una adecuada planificación y de una buena elección del alojamiento. No es necesario gastar grandes fortunas en esto: es posible alojarse en un lujoso hotel o en una sencilla posada; lo importante es contar con una buena cama donde relajarse luego de tantas responsabilidades adquiridas.