0
0
0
s2sdefault

La encuesta que realiza trimestralmente Manpower Group mostró que no se avizora ningún repunte del empleo para el inicio de 2019.

Los economistas más optimistas consideran que el 2019 tendrá la dinámica inversa al corriente año, un 2018 que terminará con inflación superior al 40%, un dólar que se encareció más de un 100% y un país más endeudado.

Es decir, los más positivos esperan que la retracción de la economía sea mayor en el primer semestre del año, mientras que en la segunda parte –cuando además se ingrese en la recta final de los comicios presidenciales- la situación debería mostrar algún tipo de repunte de la actividad y del consumo.

Sin embargo, por el momento los empresarios no avizoran mejora alguna y se preparan para enfrentar con sus plantillas de empleados actuales (en el mejor de los casos) cualquier desafío que pueda traer la demanda, en caso de que se recupere.

Esto es lo que puede leerse en las respuestas que dieron a Manpower Group las compañías que participan de su estudio trimestral de Expectativas de Contratación. Tras figurar prácticamente un año a la baja, esas perspectivas se ubicaron en el menor nivel de los últimos 12 años en los que se realiza el relevamiento.

La Expectativa Neta de Empleo o ENE se obtiene al restarle al porcentaje de empleadores que anticipa un aumento en sus dotaciones y el de aquellos que avizoran una disminución en el mismo período.

Para los primeros tres meses de 2019, la ENE se ubicó en -4% (ajustada por estacionalidad), es decir, 6 puntos porcentuales menos que en el trimestre anterior y 12 puntos por debajo de las del primer trimestre en 2018.

"En 2009, teníamos el precedente inmediato de 2007 y 2008, dos años en los que las expectativas de empleo se mantuvieron mayormente por sobre los 25 puntos porcentuales y el país atravesaba una fase económica expansiva, luego afectada por la crisis global de las subprime que comenzó en EE.UU. y se extendió rápidamente a Europa y al mundo".

"Por el contrario, hoy nos encontramos con un escenario incierto en el plano local. Se pronuncia una tendencia en términos de expectativas de empleo, que venimos observando a lo largo de todo este año, con empleadores reportando niveles de contratación que van de moderados a negativos".

En concreto, para los próximos tres meses un 11% de los empleadores consultados espera que su planilla de empleados disminuya, mientras solo un 8% contestó que tiene planes de contratar personal.

Un restante 77% espera no tener que efectuar cambios en ninguna de las dos direcciones y un 4% prefirió responder que no sabe qué puede ocurrir en el arranque de 2019.

La realidad es que los empleadores están velando por retener y cuidar a su talento vigente. Muchas empresas optan por implementar planes de retiro voluntario, suspensiones, reducciones de turnos, licencias, vacaciones e incluso negociaciones con los sindicatos y reconversión de industrias en pos de resguardar los puestos de trabajo.

La ENE más débil se registra en el NOA (Noroeste argentino) con un -9%. Otras regiones en las que se anticipa un nivel de contratación deprimido son el NEA (Noreste argentino) con una expectativa de -7%, la región pampeana con -5%, y el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) con -4%.

En tanto que los empleadores de la Patagonia prevén un leve crecimiento de sus nóminas, con una expectativa de +5%, y los de Cuyo esperan una mejora de +1%.