0
0
0
s2sdefault

Más del 60% de las fintech admiten tener dificultades para encontrar el talento necesario.

El talento calificado es un factor crítico para las Fintech. Algunas empresas aún se encuentran en la etapa de formación de sus equipos de trabajo, por lo cual se muestran muy activas en el mercado laboral, con el foco puesto en la Generación Y y Millennials, los más orientados al uso de este tipo de tecnologías.

Hay un consenso generalizado sobre la necesidad de incorporar empleados con perfil tecnológico y conocimientos financieros, pero a la vez, existe una marcada complejidad a la hora de conseguir estos tipos de colaboradores: el 63% de las Fintech admite tener dificultades para encontrar el talento adecuado. “Argentina tiene una buena mano de obra calificada en ingeniería, desarrollo de software y manejo de hardware. El problema es que es muy escasa, y no hay tanta para todas las empresas. Esto hace que los sueldos sean altos comparado con otras posiciones”.

De continuar este escenario, es esperable que este problema se intensifique en el corto plazo, lo que podría afectar el ritmo de crecimiento de Fintech.

Focalizando en el área de sistemas, los principales perfiles demandados por estas empresas son Software Engineer (Mobile y Fullstack), DevOps, Data Scientist, UX”.

No está exceptuada esta industria de los problemas que existen en el mercado laboral de sistemas para conseguir estos perfiles. Ante este panorama, las empresas realizan búsquedas de Seniority (rastrean perfiles con mucha experiencia, que les generen valor porque no tienen tiempo para la formación interna).

Justamente, como muchos de los proyectos están en etapa incipiente, muchos de estos perfiles no se animan a subirse a estos barcos, temiendo embarcarse en un nuevo Titanic.

Actualmente no existe un consenso entre las autoridades y los principales actores del sistema financiero – incluidas las Fintech – sobre cómo regular esta industria incipiente, debido a que se encuentra en plena etapa de crecimiento y a que la naturaleza del sector implica debates profundos. La postura al respecto de algunos bancos en muy clara: “Queremos competir en igualdad de condiciones. Igualdad en términos regulatorios, impositivos y laborales”, repiten incansablemente los banqueros.

En base a la encuesta realizada por Accenture, la regulación emerge como una herramienta clave para dinamizar la industria: el 73% de las Fintech cree que contar con una legislación específica es un factor importante para su crecimiento, dado que reglas claras darían mayor protección a los consumidores, a la vez que atraerían a inversores del extranjero. Por el contrario, los que se oponen a la existencia de una regulación argumentan que una eventual legislación podría ralentizar el desarrollo del ecosistema al elevar las barreras de entrada de los startups.

 

En nuestro país, la regulación sobre la prestación de los servicios financieros se concentra en tres entes: el Banco Central, la Comisión Nacional de Valores (CNV) y la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN). Actualmente, todas las categorías Fintech rigen bajo la regulación del BCRA, independientemente de su actividad. A la par, las “Insurtech” están bajo la órbita de la SSN, mientras que las que compongan fideicomisos o participen de inversiones son de incumbencia de la CNV.