0
0
0
s2sdefault

Creo que las Pascuas son una de mis fiestas preferidas, primero porque amo lo dulce y si pudiera mi alimentación básica seria simplemente tortas y chocolates, y segundo soy mujer que, según el dicho popular, “rompe los huevos…. de pascuas, por supuesto”.

Siempre que hablamos de algún evento que se volvió costumbre en nuestra cultura partimos de la base  histórica,  es la una de las fiestas centrales del cristianismo, en la que se conmemora la resurrección de Jesucristo al tercer día después de haber sido crucificado y marca el final de la Semana Santa, y yo podría agregar que lo de festividad solo queda por qué tenemos más días para descansar pasarla en familia o viajar.

¿Por que se regalan los huevos de chocolate y el conejo de Pascua? La tradición de los huevos, muy arraigada en Estados Unidos, el centro de Europa e Inglaterra, empezó debido a que los cristianos católicos que seguían la abstinencia de la Cuaresma, no podían comer, entre otras cosas, huevos ni productos lácteos. Y como todas las celebraciones norteamericanas nosotros con el tiempo las incluimos en nuestro calendario y costumbres, vale destacar que  la iglesia católica fue cambiando las tradiciones, y hoy solamente recomienda la abstinencia de carne los viernes de la Semana Santa.

El conejo ha sido una fantasía inventada por los padres, desde mi opinión para que los chicos después se vayan a dormir temprano o duerman la siesta. Y no es mala idea ya que es un lindo juego para realizar un domingo en familia, tenerlos entretenidos un rato. Los padres esconden los huevos de chocolate por el jardín o la casa y los niños van a buscarlos el domingo de Pascua. El conejo es un personaje para la Pascua, como papá Noel lo es para la Navidad.

IVANA GIANINNI Técnico Superior en Organización de Eventos, Relacionista Púbica.