Es importante tener hábitos saludables y ante la aparición síntomas, acudir de inmediato al medico

 

 

 

 

El accidente cerebrovascular o ACV es una enfermedad de las arterias que llevan sangre al cerebro. Un ACV ocurre cuando se obstruye una arteria cerebral con la consecuente falta de irrigación del cerebro (ACV isquémico) o por la ruptura de una de esas arterias y sangrado cerebral (ACV hemorrágico). Sin oxígeno y sangre las neuronas mueren, dependiendo de la zona afectada y a la rapidez con la se instaura tratamiento, los sobrevivientes a un ACV pueden tener alteraciones en la movilidad, el lenguaje, la visión o el pensamiento. El ACV es una de las principales causas de discapacidad y mortalidad en el mundo con un gran impacto en pacientes, familiares y sistemas de salud.

 

¿Cómo prevenir un ACV?

La gran mayoría de los pacientes tienen factores predisponentes o "factores de riesgo" que al tratarse disminuyen la chance de que un paciente tenga un ACV o un infarto cardíaco.

Para prevenirlo es necesario:

·         Evitar la hipertensión manteniendo la presión arterial por debajo de 140/90.

 

·         Reducir el colesterol y el azúcar (diabetes) con controles periódicos con el médico de cabecera.

 

·         Mantener un peso saludable.

 

·         Realizar ejercicio de manera moderada, por ejemplo, caminar 30 minutos por día, disminuye el riesgo de tener un ACV.

 

·         Comer dieta rica en verduras, frutas y pescado con menor consumo de carnes rojas, embutidos y frituras.

 

·         Evitar el cigarrillo.

 

·         Consumo moderado de alcohol: máximo una medida por día (200ml de vino, un porrón de cerveza).

 

·         Evitar el consumo de drogas ilegales: especialmente cocaína y drogas endovenosas como la heroína.

 

·         Arritmias: la fibrilación auricular, un tipo particular de arritmia que produce coágulos es causante de un 20-30% de los ACV isquémicos.

 

·         Oclusión de arterias carótidas y cerebrales: las placas de ateroma o colesterol pueden ser causas de ACV.

 

·         ACV o accidente isquémico transitorio (AIT) previo.

 

·         Saber cuáles son los síntomas de un ACV y actuar rápidamente.

 

 

 

¿Cuáles son los síntomas de un ACV?

 

Los síntomas en general aparecen de manera súbita, los más frecuentes son:

 

·         Debilidad o falta de sensibilidad de la cara, brazo o pierna, especialmente de un solo lado.

 

·         Alteraciones del habla, ya sea por no comprender, no poder expresarse correctamente.

 

·         Alteraciones visuales: de un ojo o los dos.

 

·         Alteraciones del equilibrio y la coordinación.

 

·         Cefalea muy intensa y súbita.

 

 

 

¿Qué hacer ante la presencia de los síntomas?

Ante la presencia de algún síntoma de ACV es importante llamar inmediatamente a la ambulancia o acudir rápidamente a un centro de salud especializado. Es importante consultar aun si los síntomas desaparecieron ya que el riesgo de volver a sufrirlos es muy alto en las primeras horas.

Existe tratamiento para el ACV isquémico agudo a través de infusión de medicación endovenosa para intentar revertir o minimizar los síntomas de un ACV (trombolíticos) dentro de las primeras 4 y 30 hs de aparecidos los síntomas, por eso es indispensable la consulta inmediata. En algunos casos si logra identificarse un coagulo o trombo también puede intentar "destapar" la arteria con un cateterismo dentro de las primeras 6 horas (trombectomía mecánica).

 

 

 

*Asesoró: Dra. Maia Gomez Schneider, área de Enfermedades Cerebrovasculares, Instituto de Neurología y Neurocirugía del Sanatorio de Los Arcos (MN 133267)