Carlos Acuña, uno de los integrantes de la conducción gremial, se quejó por la falta de respuestas. “La gente está enojada porque cada vez trabaja más y la plata le alcanza menos”, sostuvo

La relación entre la CGT y el Gobierno se tensa con el paso de los días. El buen vínculo con el que comenzó se fue deteriorando como consecuencia de la ausencia de respuestas ante los reclamos del movimiento obrero. La conducción sindical endureció su postura y decidió convocar a un paro para el mes de marzo.

 

Carlos Acuña, uno de los tres dirigentes que conducen la CGT, embistió contra el Gobierno acusándolo de "no cumplir" con los acuerdos que habían alcanzado. "Se firmó un pacto antidespidos y no se cumplió. Ahora atacaron un aumento salarial de los bancarios. No cumplen en nada, todo lo que es para los trabajadores lo bombean", precisó.

 

"Si no los apoyábamos, íbamos a ser destituyentes. Nosotros no le vamos a poner techo a las paritarias, vamos a discutir la realidad y no lo que quiera el gobierno", indicó en diálogo con Radio 10. Y agregó, "la gente está enojada porque cada vez trabaja más y la plata le alcanza menos".

 

El gremialista apuntó contra el gobierno porque "en vez de exigirles" a los empresarios "que cumplan" con el acuerdo para que no haya despidos "se ponen del lado de los patrones". En ese sentido, puso como ejemplo el caso del acuerdo salarial de los trabajadores bancarios que no fue homologado por el Ministerio de Trabajo.

 

Ante la pregunta de cuánto cree que será la inflación de 2017, Acuña admitió que "la verdad es que es incalculable" pero aseguró que "lo que el gobierno habla del 17 por ciento, no va a ser, va a ser mucho más". Además, dejó en claro cómo está la relación con el Gobierno en la actualidad. "No hay diálogo con el gobierno y no creo que lo haya", afirmó.

 

En cuanto a los dichos del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien atribuyó a motivos políticos el paro que impulsa la CGT para la segunda quincena de marzo, Acuña reiteró que el funcionario es un "alcahuete" y "olfa" y lo acusó de hablar siempre "en contra de los trabajadores".

 

 

"Si quiere ser alcahuete y olfa de los gobiernos de turno que lo sea pero que no mienta ni diga cosas en contra de los trabajadores. Que se ocupe de trabajar que ya cobró el sueldo y todavía no hizo nada. Lo único que hizo fue hablar un par de veces por los medios nada más y casualmente en contra de los trabajadores", señaló.