0
0
0
s2sdefault

Fue desarrollados por la firma nacional Gador en colaboración con el INTI.

Imagen relacionada

Como resultado del trabajo conjunto de dos equipos de investigación, el de la compañía farmacéutica argentina, Gador, y el del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, hoy ya se comercializa en el país un medicamento 100 por ciento argentino, que permite tratar la fibrosis quística, a un costo significativamente inferior que su par importado.

La compañía nacional Gador tiene cuatro plantas de producción propia y un plantel de 940 empleados en el país. Vende medicamentos y principios activos en cuatro continentes y en más de 40 países.

Con el apoyo del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Gador, laboratorio de capitales nacionales y con una trayectoria en el país de 78 años, desarrolló enteramente en el país un medicamento que no sólo mejora los síntomas de las personas que padecen fibrosis quística sino que actúa sobre la base clínica de la enfermedad.

Hasta ahora la única opción para acceder a un medicamento para tratar esa patología que afecta a uno de cada 7 mil recién nacidos era bajo un régimen especial de importación, con largos y costosos trámites que en muchos casos generaban su falta de disponibilidad en el país.

 

El diseño de nuevos fármacos no sólo implica la síntesis o el descubrimiento de una molécula activa. Es necesario además conseguir que el organismo del paciente la incorpore en un sitio preciso y de una forma determinada, a lo largo de un tiempo establecido, situaciones que implican sortear diversos obstáculos.

“Uno de los principios activos requería un procesamiento especial, con una tecnología que no teníamos, y eso nos generó inicialmente la sensación de que el proyecto no era posible”, señala Nélida Mondelo, gerente de Investigación y Desarrollo de Gador. Diez años de conocimiento del trabajo de los profesionales de INTI-Química y un contrato de confidencialidad dieron el impulso adecuado al inicio del trabajo conjunto.

 

Quienes padecen fibrosis quística deben tomar distintas medicaciones los 365 días del año. Y su falta genera enormes trastornos al paciente y su grupo familiar. Se trata de una enfermedad genética hereditaria que altera el normal funcionamiento de las glándulas de secreción causando daño en distintos órganos del cuerpo como el aparato respiratorio, páncreas e hígado. Los pulmones de quienes tienen Fibrosis Quística suelen ser los órganos más frecuentemente afectados debido a que, al modificarse la fluidez de las secreciones, éstas dejan de actuar como barrera de defensa ante las infecciones.