0
0
0
s2sdefault

Conocé las opciones más económicas del mercado.

Sin dudas la variación de la moneda estadounidense ha impactado de lleno en el precio de los vehículos y cada vez se torna más oneroso llegar a un auto de entrada de gama 0 KM.

Luego de un largo período durante el cual los precios de los autos corrieron por debajo del índice inflacionario y también de las mejoras salariales, los valores comenzaron a moverse. Y lo están haciendo aceleradamente. 

El incremento del dólar -que avanzó cerca de un 70% en un año-, sumado a una inflación que no se detiene, llevó a que terminales y agencias hayan remarcado los precios un 12% en menos de un mes.

Se trata de un verdadero punto de inflexión y que contrasta con el ritmo de subas que venía mostrando este sector, cercano al 1,5% mensual.

Ni siquiera las promociones y los abundantes descuentos que trataron de sostener algunas marcas y concesionarios -a fuerza de perder rentabilidad- sirvieron para mantener los precios contenidos. 

Y esto está impactando en las ventas: después de meses en los que los patentamientos se mantuvieron sólidos, anotando un crecimiento acumulado del 16% en los primeros cinco meses, el escenario está cambiando.

Los datos previos de junio están confirmando una caída que al menos sería de un 10% interanual. 

Con salarios que están perdiendo la carrera frente a la inflación y precios de autos que aceleran, la realidad es que los 0Km van encareciéndose para las familias. 

Un dato que no deja de llamar la atención es que en 2013, por ejemplo, los valores de los vehículos nuevos tenían un piso de $100.000. Es decir, por debajo de ese nivel prácticamente no se conseguían modelos.

Sin embargo, ese escalón fue elevándose año tras año, hasta llegar al día de hoy, en el que casi toda la oferta de la industria se ofrece por encima de los $300.000.

Esto se da, incluso, entre los modelos más populares y vendidos de las marcas masivas: Volkswagen Gol, Toyota Etios, Chevrolet Onix y Prisma, Renault Sandero y Fiat Mobi, entre otros. En los últimos quince días, todos estos 0Km superaron esa barrera. 

¿Qué opciones quedan por debajo de esa cifra? Únicamente hay cinco alternativas.

Son versiones de entrada de gama del Volkswagen Up!, Renault Kwid, Chery QQ, Geely Emegrand; y el más barato de los Ford Ka.

Es decir, solo hay cinco modelos, con su nivel de equipamiento mínimo, que pueden comprarse por menos de $300.000. Sin embargo, algunos de ellos ya están rozando el límite y en breve podrían perforar ese techo.