0
0
0
s2sdefault

Se define el desguace de SanCor: traspasará dos plantas a Adecoagro y entregará yogures y distribución a Vicentín

La compañía láctea, que debe más de $11.500 millones, dejará de producir postres, flanes y yogures. Además, traspasará algunas marcas y diferentes activos

La puesta en marcha de la última etapa del desguace de SanCor tiene fecha, hora y lugar de activación: miércoles 31 de octubre, a partir de las 8.30, en la planta que la unión de cooperativas posee en Sunchales, provincia de Santa Fe, cuando se desarrolle la asamblea ordinaria y extraordinaria de la firma. 

Al final de dicha asamblea, SanCor habrá formalizado la venta de dos plantas industriales y las marcas industriales “Angelita” y “Las Tres Niñas” al gigante Adecoagro. El pacto además incluye la transferencia de 300 operarios. 

Asimismo, oficializará su salida del negocio de los postres, frescos, flanes y yogures. Así, transferirá el 10% que todavía posee en la sociedad Alimentos Refrigerados SA a su partenaire Vicentín, dueña ya del 90% restante de la alianza. Esta última operación también incluye la entrega de “Lechelita”, otra marca propia.

SanCor viene de vender su planta en Coronel Moldes, provincia de Córdoba, a una cooperativa láctea en Huanchilla, en la misma provincia; y de transferir el control de sus instalaciones en Centeno, provincia de Santa Fe, a la compañía La Tarantela. También dejó en manos de San Gotardo, una láctea bonaerense, el dominio de su estructura en General Charlone. 

A todo esto hay que agregarle la venta del 50% de su participación en la planta de elaboración de proteína de suero para quesos AFISA que, en alianza con la danesa Arla Foods, explotó hasta enero de este año en Porteña, provincia de Córdoba. La comercialización de estas acciones le permitió recaudar u$s35 millones, y parte de este monto fue empleado para la entrega de 200 retiros voluntarios.

Ahora, y sólo por la venta de las instalaciones de procesamiento en Morteros y Chivilcoy, en las provincias de Córdoba y Buenos Aires respectivamente, la dirigencia de SanCor espera alzarse con embolsos por hasta u$s45 millones.

Estas ventas tendrán como principal destino la cancelación de obligaciones derivadas del Acuerdo Preventivo Extrajudicial al cual se encuentra sujeta SanCor desde que, en abril de este año, la firma reconoció su situación de “crack” financiero.

La compañía debe afrontar ante más de 2.000 acreedores sendos pagos por una cifra total cercana a los $11.500 millones. A esa cantidad habría que adicionar los casi $800 millones que la firma le adeuda al gremio ATILRA en concepto de aportes sindicales.

Más allá de la venta de todos estos activos, SanCor continuará funcionando como marca independiente y mantendrá una estructura productiva de relevancia.

Así, y al margen del traspaso de las instalaciones de Morteros y Chivilcoy, la unión de cooperativas mantendrá el control operativo de otras seis plantas distribuidas entre Córdoba y Santa Fe.