0
0
0
s2sdefault

En qué consisten estas maratones en las que creativos, programadores, economistas y emprendedores generan nuevas soluciones para el sector.

"Gala" es un chatbot o asistente virtual que desde hace unas semanas el Banco Galicia incorporó a su web para dar respuesta a sus clientes sobre productos, servicios y promociones y que promociona a través de su pareja publicitaria.

Este agente virtual, que cosechó gran aceptación entre los usuarios, es ni más ni menos que el resultado de un hackaton realizado por el banco hace años atrás.

Este tipo de encuentros congrega generalmente a emprendedores y programadores y se convirtió para el sector financiero en una herramienta fundamental para implementar e introducir innovación en la banca tradicional.

"Un hackaton nos potencia desde la innovación, ya que nos da la posibilidad de conocer personas o emprendimientos de una manera disruptiva a los procesos habituales que realiza un banco para implementar cualquier nueva herramienta", explica Pablo Fernández, jefe del Lab de Innovación de Banco Galicia.

Sin dudas, uno de los principales impulsores de este tipo de iniciativas fue el Banco Central de la República Argentina, que en 2016 propuso, junto con el Ministerio de Modernización y el apoyo del Ministerio de Desarrollo Social, el primer hackaton de Innovación Financiera.

Lo hizo en busca de ideas de innovación tecnológica para desarrollar servicios financieros más accesibles, proponiendo el trabajo colaborativo con emprendedores, empresas, organismos públicos y ciudadanos.

Durante dos días, unos 400 participantes entre diseñadores, programadores, estudiantes, profesionales, economistas y emprendedores trabajaron para vincular ideas innovadoras con soluciones concretas, a desafíos planteados sobre inclusión y transformación financiera, oportunidades de financiamiento y metas de inflación.

En una línea similar el Banco Industrial promueve BIND Innova, el Programa de Co-Innovación cuyo objetivo es encontrar soluciones y productos que contribuyan a construir un banco más eficiente, ágil e innovador.

Con dos ediciones a cuestas, la entidad financiera propició en cada una la posibilidad de desarrollar temáticas específicas. En 2017, el eje fue el desarrollo de un producto digital, mientras que un año más tarde el programa giró en torno a la automatización de procesos.

Con miras a lanzar una tercera edición de este programa en junio o julio, desde el banco adelantan que los ejes posibles a desarrollar podrían ser: blockchain,  Inteligencia Artificial (AI) y data science.

Otro programa que se destaca en el universo de la innovación es BBVA Open Talent, del banco que lleva su nombre. Si bien se trata de una competencia a nivel internacional que se lleva a cabo bajo el paraguas de Open Innovation, en la Argentina esta convocatoria se encuentra en plena consolidación.

Entre quienes se subieron a la vorágine de estos encuentros, pero con una mirada diferencial, se encuentra Santander Rio.

Con la particularidad de enfocarse en los estudiantes universitarios y junto con la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA), lanzó Hackaton Universitaria, una jornada de aprendizaje y co-creación que reúne a un equipo de empleados con diseñadores, desarrolladores, emprendedores y especialistas en experiencia de usuario.

 

La iniciativa apunta a que propongan ideas o soluciones tecnológicas que ayuden a mejorar la experiencia universitaria de alumnos, profesores y académicos, focalizadas en áreas de problemáticas definidas.

¿Cómo se desarrolla un hackaton?

Una iniciativa como un hackaton –que no sólo se realiza en el sector financiero, sino también en el tecnológico, educativo y ciudadano, entre otros– tiene distintos tiempos.

El primer paso es la convocatoria, en la cual se selecciona a quiénes participarán en base a las necesidades de la empresa organizadora

Luego de ese filtro, se lleva a cabo el hackaton, que generalmente se desarrolla a lo largo de dos jornadas, si bien en algunos rubros puede durar hasta una semana.

Los participantes se organizan en grupos y se les asigna proyectos y objetivos, bajo el seguimiento y asesoramiento de un ejecutivo del banco.

Se trata de una estructura organizativa horizontal, en la que cada participante se complementa con los conocimientos y experiencia de otros para llegar a soluciones concretas.

La cantidad de grupos y de integrantes varía entre un hackaton y otro. Los que lleguen a buen puerto deberán defender su idea frente a un jurado que puede estar integrado por emprendedores, autoridades gubernamentales, empresarios y miembros de la entidad.

Los ganadores mayormente obtienen premios monetarios que varían de una institución a otra, así como la mentoría de la organización o la posibilidad de integrarse a su equipo de colaboradores. Para muchos, en este tipo de iniciativas hay algo seguro: todos ganan.