0
0
0
s2sdefault

Más y más bodegas argentinas se suman a la tendencia de fabricas vinos para celíacos y veganos.

En estos últimos años, no solo fueron cambiando los hábitos de consumo. También, comenzó a crearse más conciencia alrededor de algunas enfermedades, como la celiaquía o la hipertensión. Y la industria de bebidas y alimentos tomó nota de ello.

Desde productos orgánicos, hasta alternativas vegetarianas, pasando por alimentos y aguas con bajo sodio o productos sin trigo, avena, cebada o centeno (TACC), son algunas de las tantas opciones que hay hoy disponibles tanto en la Argentina como en los mercados internacionales.

La industria vitivinícola no ha sido la excepción. Por el contrario: en los últimos años han proliferado bodegas que producen vinos sin el agregado de químicos, como sulfitos, y elaborados a partir de uvas sin uso de pesticidas.

Pero ahora, la última tendencia es que más bodegas están comenzando a incluir en sus etiquetas que sus vinos son aptos para quienes llevan una dieta vegana e, incluso, que pueden ser consumidos sin problemas por celíacos.

Vinos para veganos

Un vino es apto para veganos cuando en su proceso de elaboración no se ha usado ningún componente que sea de origen animal.

 

Esto que parece inverosímil, ya que nos parece imposible encontrar componentes animales en nuestros vinos, se da porque, en el proceso de elaboración, suele utilizarse (aunque cada vez con menos frecuencia) Ictiocola, un derivado del pesacado, para clarificar los vinos. También hay bodegas que utilizan el caseinato, un derivado lácteo o la ovoalbúmina, que proviene del huevo.

Ahora bien, si no se pueden utilizar productos de origen animal, ¿qué alternativas hay? Existe la bentonita, una arcilla que se usa principalmente para blancos pero que también se ha difundido en la elaboración de tintos.

 

Además  ya hay empresas de insumos que ofrecen otras  alternativas de clarificantes que provienen del reino vegetal, como por ejemplo la papa.

Vinos para celíacos.

Respecto de los vinos aptos para celíacos, en 2018 el Instituto Nacional de Vitivinicultura dictó la resolución con los requisitos que deben cumplir las bodegas que deseen colocar las leyendas "Libre de Gluten" y "Sin T.A.C.C." en las etiquetas.

Pero, en la práctica, ¿acaso no son todos los vinos aptos para celíacos?

Si la pregunta es si se le agrega al vino algún producto con gluten, la respuesta es no. El tema es que "al ser un compuesto que afecta la salud", para asegurar que es apto, el vino debe estar certificado.

Esta certificación no solo asegura que no se usan compuestos libres de gluten en la bodega, sino que también garantiza que no existe la posibilidad de una contaminación cruzada, por ejemplo, en donde se elaboran insumos y también se produce algo con gluten.