0
0
0
s2sdefault

El 84% de los trabajadores argentinos está dispuesto a reubicarse en otro país para mejorar su carrera y gozar de un mayor equilibrio entre su vida personal y profesional. Este dato tan contundente -aportado por la consultora Randstat- ilustra claramente el creciente interés que están mostrando los profesionales locales por armar las valijas.

Uno de los territorios que se postula para recibirlos con los brazos abiertos es Uruguay. Tanto es así que ha diseñado una batería de beneficios para captarlos no sólo a ellos, sino también a empresas albicelestes. Esto, en gran medida, son las consecuencias de la crisis económica local.

En menos de 30 días, el Gobierno del país comandado por el presidente Tabaré Vázquez recibió medio centenar de solicitudes (sólo de entrepreneurs argentinos) que están muy dispuestos a radicarse del otro lado del río.

Otro dato interesante es el de los principales rubros en los que operan estos profesionales: fintech, biosalud, blockchain, inteligencia artificial y software aplicado a la logística y publicidad, entre otros sectores que tienen a la innovación como hilo conductor.

Estos datos surgen de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación de Uruguay (ANII), entidad gubernamental que viene de destinar más de u$s45 millones para financiar proyectos de investigación y emprendimientos durante el año pasado.

La Agencia, además, es una de las impulsoras del programa Proyecta Uruguay, orientado a potenciar desarrollos profesionales que tengan como objetivo exportar principalmente servicios basados en la innovación, a partir de las ventajas fiscales, impositivas y económicas que propone la nación vecina.

"La meta que nos trazamos fue atraer emprendedores para que se instalen en nuestro país", afirma Macarena López, ejecutiva de Proyectos de la ANII. En este marco, la entidad lanzó un plan orientado a reunir y seleccionar emprendimientos de alto potencial para crecer en mercados internacionales. Se les otorgará subsidios no reembolsables por u$s65.000 en una primera etapa y podrán sumar financiamiento por hasta u$s400.000 en instancias posteriores.

"La campaña sobrepasó todas nuestras expectativas: a menos de 20 días de haber sido lanzada, ya teníamos cerca de un centenar de postulaciones", plantea la experta, al tiempo que detalla que Ciudad de Buenos Aires y Rosario lideraron el ranking en cuanto a lugares de procedencia de los argentinos. 

El punto clave es que, como parte de las bases y condiciones del programa, quienes se postulen deben contar con un proyecto en funcionamiento. No obstante, deberá crear una unidad de negocios desde cero en territorio uruguayo y uno de los líderes del equipo deberá instalarse en ese país durante el período que dure la ejecución.

"Tuvimos postulantes de Colombia y Perú; además, se registraron desde Bolivia, Estados Unidos, España y Costa Rica. Lo más destacable es que la gran mayoría son argentinos", confirma López.

Este auge de startups albicelestes ávidas por aprovechar las ventajas que ofrece el país vecino se da en un contexto complejo para las empresas nacionales, que deben lidiar con los vaivenes de la economía.

Esta movida ocurre luego de que se haya propagado la versión de que un gigante como Mercado Libre, el "rey de los unicornios" podría relocalizar su estructura en Montevideo, luego de fuertes tironeos con los gremios en Argentina.

¿Qué buscan los emprendedores?

"Estamos buscando emprendimientos innovadores y escalables. No apuntamos a empresas que estén planeando vender sus servicios en Uruguay, sino que utilicen a este país como plataforma para exportar", afirma López.

Al respecto, reconocen en la Agencia, juega un rol clave la imagen que tiene esa nación: "Sabemos que Uruguay cuenta con grandes ventajas para montar un emprendimiento, como la transparencia, estabilidad política y jurídica y una buena calidad de vida en general", precisan.

Otro aspecto decisivo para captar la atención de profesionales argentinos es que quienes accedan al programa recibirán fuertes incentivos financieros. El programa, que captó su interés para iniciar un nuevo negocio en esas tierras, consta de diversas etapas:

1.- Pre-aceleración: durante dos semanas se darán talleres y mentorías para fortalecer el plan y "vender" mejor un proyecto a inversores. Tras este proceso de entrenamiento, la agencia coordinará un pitch day para que los participantes presenten su propuesta en formato presencial y vía streaming a potenciales socios, tanto locales como regionales.

2.- Aceleración: tendrá una duración máxima de seis meses. Cada empresa recibirá un subsidio no reembolsable de u$s25.000 para iniciar sus operaciones.

3.-Inversión: quienes superen la segunda etapa recibirán otros u$s40.000 (también no reembolsables), mientras que socios privados deberán inyectar al menos un monto similar.

4.- Coinversión: según destacan desde el organismo, aquellos que reciban fondos de inversores (que no podrán tomar más de un 5% de participación en el emprendimiento), tendrán la posibilidad de acceder a un fondo de hasta u$s400.000 adicionales, siendo una parte no reembolsable.

También zonas francas

El gobierno uruguayo viene lanzando sucesivos planes de "seducción" para tentar a inversores a que radiquen sus operaciones en ese territorio.

 

De hecho, en julio, una misión de Uruguay XXI se reunió con empresarios albicelestes para presentarles las ventajas impositivas y estructurales de las que pueden gozar en esa nación. "Actualmente, ya hay cerca de 300 empresas argentinas ya instaladas", asegura Carámbula. El stock que suman totaliza unos u$s5.300 millones.

"El 75% de esas firmas se dedican al comercio de bienes y el restante 25%, a los servicios. Los sectores más dinámicos coinciden con la visión general de la economía uruguaya: agronegocios, servicios globales y turismo, por mencionar algunos", apunta Carámbula.

De las casi 300, 120 se ubican en algunas de las 11 zonas francas uruguayas que ofrecen grandes incentivos fiscales, uno de los principales imanes para captar empresas.