0
0
0
s2sdefault

Las series de médicos siempre tuvieron una gran aceptación popular. ER Emergencias – que catapultó a George Clooney al éxito- irrumpió en 1994 con un éxito inusitado y fue el puntapié inicial para el nacimiento de un subgénero en los años 90.

Le siguió Dr. House -cuyo creador es David Shore, el mismo que The Good Doctor-, serie que también tuvo un éxito impactante e introdujo las enfermedades raras en el público. Apareció Grey´s Anatomy, donde las relaciones entre los personajes dejaron un poco de lado a las operaciones; por último, Chicago Med vino a estabilizar y complementar todas las características de sus predecesoras.

 

Si bien algunas todavía son muy demandadas -en las plataformas on demand, como Netflix, e incluso en la televisión-, la realidad es que el rubro necesitaba una vuelta de tuerca para una nueva ficción.

 

En ese contexto, aparece The Good Doctor con una particularidad: Shaun Murphy, el protagonista, (Freddie Highmore, el mismo actor que caracterizó a Norman Bates en Bates Motel) padece una singular patología conocida como Síndrome de Savant -o más popularmente como Síndrome del Sabio-. Pero, ¿de qué se trata esta enfermedad? El Síndrome del Savant es un conjunto de síntomas cognitivos anómalos según el cual algunas personas con desórdenes mentales y pese a sus discapacidades físicas, mentales o motrices, poseen una sorprendente habilidad o habilidades mentales específicas.

 

Las personas que lo padecen pueden tener trastornos del neurodesarrollo -especialmente trastornos del espectro autista-, pero también pueden presentar lesiones cerebrales. Se considera que una de cada diez personas con autismo muestran este tipo de habilidades, pese a que solo el 50% de los “Savants” tienen autismo.

 

En general, las habilidades más usuales de los Savant se centran en 4 categorías principales:

Arte: se caracterizan por ser grandes intérpretes musicales -especialmente al piano- pintores y escultores. Suelen tener habilidades innatas para comprender e interpretar la música.

Cálculo de fechas: algunos savant pueden memorizar calendarios enteros y recordar datos específicos referentes a cada uno de esos días.

Cálculo matemático: capacidad para realizar complejos cálculos matemáticos de forma instantánea y con enorme precisión. Por ejemplo, calcular números primos, decimales de pi o realizar de divisiones con 100 decimales, todo ello, por supuesto, mentalmente.

Habilidades mecánicas y espaciales: capacidad para medir distancias casi exactas sin instrumental alguno, construcción de maquetas altamente detalladas, memorización de mapas y direcciones, etc.

La ficción de ABC tiene 18 capítulos, cada uno de ellos dura alrededor de 45 minutos. Se estrenó en Estados Unidos el 25 de septiembre del año pasado, pero hasta el momento solo podía verse allá. Recientemente se conoció la noticia de que estará disponible en iTunes, aunque es recomendable consultar precisamente en qué países lo está y en cuáles no.