0
0
0
s2sdefault

Dos rosarinos crearon una "startup" debido a una inquietud real que, además, visibiliza e impulsa la actividad.

Hace tres semanas, Esteban Delgado (30), decidió pedir el día en el trabajo para no dejar a su esposa y su pequeña hija solas mientras un hombre arreglaba el lavarropas de su casa. Si bien el técnico hizo su trabajo de manera correcta y no hubo inconvenientes, una situación similar se repitió la semana pasada, cuando su hermana decidió poner un toldo en su casa y fue él mismo quien se acercó para que ella no estuviera sola mientras cuatro varones trabajaban en su hogar. Así, el joven comenzó a consultarle a otras mujeres si pasaban situaciones similares en las que necesitaban que, por temor, alguien las acompañara mientras un desconocido entraba a su casa para reparar o refaccionar algo.

Estas situaciones lo invitaron a preguntarse por qué no puede haber una plataforma que conecte a mujeres que realicen oficios con mujeres que busquen este tipo de servicios, asumiendo, además, que hay una buena cantidad de mujeres que desempeñan diferentes tareas, pero no tienen la visibilidad necesaria.

Por eso, Esteban y Victoria Méndez (32) presentaron, en la última edición de la Startup Weekend, la iniciativa SheWorks: consiste en una plataforma web que busca conectar a mujeres que sepan oficios (que suelen encontrarse en el género masculino) con otras mujeres que requieran sus servicios.

El proyecto quedó en segundo lugar en la última edición de la Startup Weekend Global Women Edition, que se desarrolló del 13 al 15 de septiembre.

SheWorks, explicada por sus creadores, es una plataforma que conecta a mujeres que realizan un oficio con mujeres que requieren de esos servicios. Ahora, buscan mujeres que tengan conocimientos de albañilería, pintura, plomería, electricidad, reparación de electrodomésticos y computadoras, colocación de acondicionadores de aire, carpintería, cortinería, herrería, yesería, marmolería y jardinería.

“Es algo que pasa constantemente. Hicimos una encuesta rápida en el encuentro y nos sorprendimos porque la gente nos dijo que llama a alguien para que las acompañe porque les da seguridad”, comentó Esteban, quien estudia ingeniería industrial en la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

La otra pata de la startup es Victoria, community manager y estudiante de diseño gráfico, quien aseguró: “No sólo nos dimos cuenta de que estas situaciones son muy habituales, sino que empezamos a evaluar posibilidades y corroboramos que hay muchas mujeres que brindan oficios”.

Base de datos

La idea es desarrollar una plataforma web cuando se cuente con una buena base de datos, a partir de la cual se pueda ofrecer variados oficios llevados a la práctica exclusivamente por mujeres.

Sobre ello, estiman que para fin de mes la página donde se puedan encontrar mujeres que realicen oficios puede estar lista para comenzar las búsquedas.

La búsqueda ya está en marcha y cualquier mujer que se desempeñe en algún oficio puede contactarse con Victoria y Esteban por mail a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., presentándose e indicando qué oficio puede ofrecer. De allí, evaluarán la incorporación de quien se contacte a la base de datos.

En un futuro, los creadores de la plataforma también contemplan la calificación de las mujeres que brinden sus servicios por parte de las usuarias que lo requieran. “Los clientes evaluarían la conformidad del trabajo de las personas”, aclaró Victoria, quien comentó que, hasta el momento, tienen en su base de datos a gasistas, plomeras, gomeras, carpinteras, una durlera y una pintora.

Si bien la idea principal de los creadores es “poder acercar mujeres a otras mujeres”, también afirmaron que esta iniciativa apunta a cubrir “la falta de visibilidad de las mujeres que realizan distintos oficios” que, usualmente, se identifican de manera parcial como trabajos que sólo realizan los hombres.

“Actualmente, estamos en un punto de inflexión social. Me parece increíble que vivamos en el siglo XXI y suene raro decir la palabra plomera o herrera”, manifestó Esteban.

Sobre el desempeño por parte de mujeres en oficios, mencionó, a modo de ejemplo, el caso de quienes se desempeñan como gasistas: “En Rosario hay alrededor de 1.200 gasistas matriculados y, de ese total, 50 son mujeres entre las que hay ingenieras y arquitectas”.

Inserción laboral

Como primer paso, la plataforma de SheWorks debe generar una base de datos con las mujeres que ofrezcan los oficios que saben desarrollar. La premisa es llegar a la mayor cantidad de mujeres posible y, a su vez, la invitación a participar se extiende a cualquier organismo que quiera dar una mano para llevar a cabo la idea que tanto Esteban como Victoria realizan y moldean día a día, a la par de sus respectivos trabajos.

“Queremos ser un medio para que más mujeres se inserten en el mercado laboral de una manera más igualitaria. Y no sólo eso, sino también ayudar a las que quieran visibilizar su trabajo”, concluyeron.