La provincia adhirió al protocolo de interrupción legal del embarazo publicado en el Boletín Oficial por el Ministerio de Salud de la Nación el pasado 13 de diciembre. La norma brinda lineamientos "claros y actualizados" a los equipos de salud para actuar frente a las circunstancias que habilitan la interrupción legal del embarazo .

 

Santa Fe manifestó su adhesión a la norma nacional mediante un decreto que lleva las firmas del ministro de Salud, Carlos Parola, y el gobernador, Omar Perotti.

 

El decreto valora que "la aprobación del protocolo es un imperativo de la política sanitaria en materia de salud, la cual debe garantizar los derechos sexuales y los derechos reproductivos de las personas y los pacientes, de acuerdo con los principios de accesibilidad, igualdad y no discriminación".

 

Y destaca que este documento elaborado por las autoridades de la cartera sanitaria nacional tiene como objetivo "ofrecer una guía a los equipos de salud para que cumplan con su responsabilidad en la interrupción legal del embarazo contemplado en el marco jurídico argentino, tomando como base la mejor evidencia científica disponible y la experiencia de implementación de versiones anteriores de protocolos nacionales y provinciales".

 

El instrumento busca garantizar los derechos sexuales y reproductivos de las personas y los derechos de pacientes, al mismo tiempo que proteger y acompañar a los equipos de salud como responsables de atender a la población.

 

En este aspecto, una de las novedades que introduce se relaciona con la objeción de conciencia; dejando claro que se trata de una opción personal de los profesionales de salud, pero que no puede impedir que un hospital o centro de salud realice la interrupción del embarazo.

 

La actualización del protocolo nacional causó polémica en los últimos días de la gestión del ex presidente Mauricio Macri. Su secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, impulsó el instrumento, que fue anulado el día siguiente a su publicación.

 

Según explicó Macri en su momento, el documento surgió como una decisión "unilateral" del funcionario, por lo que Rubinstein presentó su renuncia al cargo.

 

Tras el cambio de gobierno, el ministro de Salud de Alberto Fernández, Ginés González García, se comprometió a atender el tema y apenas dos días después de asumir anunció un nuevo protocolo, instrumento al que la provincia de Santa Fe manifestó ayer su adhesión.