El programa, implementado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, es una herramienta jurídica destinada a resguardar la vivienda familiar frente a adversidades económicas.

 

 

                                 

 

                                 

               

El gobierno de la provincia entregó este lunes, en la ciudad capital, escrituras a 30 familias en el marco del programa “Protegé Tu Casa”, una iniciativa destinada a resguardar la vivienda familiar ante adversidades económicas. Hasta la fecha, fueron afectadas un total de 1000 escrituras como bien de familia, lo que representa un ahorro cercano a los 8 millones de pesos para la ciudadanía santafesina.

 

El acto tuvo lugar en el salón La Mirage, en la ciudad de Santa Fe, y contó con la participación del subsecretario de Asuntos Registrales del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Matías Figueroa Escauriza; el coordinador del Programa “Protegé tu Casa”, Enzo Ricci; y el diputado provincial, Julio Garibaldi.

 

En este contexto, Figueroa Escauriza sostuvo que “es una gran alegría haber llegado a las 1.000 familias protegidas bajo esta herramienta”, y sostuvo que “nuestro objetivo es seguir trabajando para que cada vez más hogares en la provincia puedan sumarse a este resguardo legal que se ofrece gratuitamente desde nuestro gobierno”.

 

El funcionario destacó la descentralización de este programa”, y explicó que la misma “fue un pedido expreso del gobernador, quien solicitó que lo implementemos en todo el territorio de la provincia para sumar más santafesinos para garantizarle la accesibilidad a este derecho y eso es lo que hemos hecho”.

 

“Firmamos convenios con alrededor de 20 localidades en el interior de la provincia y lo vamos a seguir incrementando, para que todos los ciudadanos puedan acceder a esta herramienta, sin tener que trasladarse hasta las ciudades cabeceras de los nodos, como ocurría antiguamente con Rosario o Santa Fe”, mencionó.

 

PROTECCIÓN JURÍDICA

De igual forma, el funcionario provincial explicó que “este trámite sencillo, creció por el boca a boca de todos los vecinos, ya que lo ven como un gran resguardo por que las casas muchas veces están sujetas a riesgos y la ley otorga esta protección jurídica que garantiza la posibilidad a los santafesinos de cubrirse ante ellos, resguardando la vivienda familiar”.

 

“El principal beneficio que ha encontrado el vecino de cada localidad es que pueden realizar el trámite de manera descentralizada y gratuita, simplificando el acceso a este derecho ya que el Estado se acerca a la ciudadanía y le brinda esta posibilidad de resguardar su vivienda a la cual muchos desconocían o no podían acceder. En valor de mercado, las 1.000 escrituras representan un ahorro de aproximadamente 8 millones de pesos para la ciudadanía santafesina”, completó Figueroa Escauriza.

 

En esta oportunidad, 30 familias retiraron sus correspondientes escrituras, con lo que ya suman más de 1.000 las que participaron del Programa “Protegé tu casa” en toda la provincia.

 

PRESENTES

En el acto, además, estuvieron presentes el secretario de Coordinación Legal y de Políticas Judiciales, Leandro Maiarota; el director provincial de Desarmaderos, Chatarrería y Comercio de Compra-Venta de Repuestos Usados, Agustín Zárate; y las representantes del Colegio de Escribanos de Santa Fe, Carolina Culzoni y Mónica Barbieri, entre otros.

 

PROTEGER LA VIVIENDA

La afectación es una protección jurídica destinada a resguardar el asiento de la familia frente a las adversidades económicas. Mediante un acto administrativo gratuito que se realiza en el Registro General de la Propiedad y sus sedes en los nodos de la provincia, se puede acceder a este derecho.

 

Esto permite que el hogar no pueda ser ejecutado por deudas posteriores a la afectación. Si tienen un embargo o una hipoteca, igualmente se puede proteger la vivienda para futuras deudas, pero las contraídas con anterioridad sí pueden atacar el inmueble.

 

 

Pueden ser beneficiarios la/s persona/s propietaria/s afectante/s en su propio beneficio; cónyuge, conviviente, ascendientes (padres, abuelos), descendientes (hijos, nietos) y, a falta de los anteriores mencionados, pueden designar a sus parientes colaterales de hasta tercer grado con la obligación de que convivan en el inmueble protegido (hermanos, sobrinos, tíos).