El próximo jueves 4 de mayo, Sebastián Mascherano, hermano del ex capitán de la Selección Argentina y actual jugador del Barcelona, Javier, llegará a Elortondo para contar su propia experiencia y recuperación de las adicciones. La actividad tendrá lugar a partir de las 15.30 en la Casa de la Cultura y contará con la colaboración de la Comuna y del ex jugador profesional local, Rafael Maceratesi.

 

 

 

Desde el 2015, el hermano de Javier se encuentra trabajando junto a un grupo de profesionales y colaboradores en un centro de rehabilitación integral de estrés y adicciones cuya sigla es "CRISA", donde el servicio es gratuito. Sebastián reconoce que fue su mala experiencia y recuperación de las drogas el impulso de este proyecto.

 

 

 

Mascherano, aseguró que tuvo una enfermedad, una adicción, "y a los 35 años hice un click y decidí recuperarme. Lo hice en una clínica de Buenos Aires donde estuve internado y salí adelante". Hoy cuenta que lleva cinco años sobrio y cuatro que no fuma cigarrillos.

 

"Si hay algo que aprendí mientras me recuperaba en ese lugar es la vocación de servicio y por eso lo que me propuse es darle a la gente lo que a mí me dieron. El objetivo es que, con mi testimonio y con el trabajo del cuerpo médico que acompaña esta iniciativa, podamos ayudar a quien quiera recibir una mano", destacó.

 

 

 

CRISA hoy cuenta con psicólogos, médicos clínicos, acompañantes terapéuticos, profesores de educación física, instructores de yoga y cocineras, entre otros profesionales y colaboradores que trabajan en este centro de día que funciona de lunes a viernes, de 8 a 18. El lugar se encuentra ubicado en sargento Cabral y avenida Combate, en San Lorenzo (Santa Fe) y quienes quieran puedan comunicarse al (011) 1561464891.

 

 

 

Es para señalar que el espacio terapéutico ofrece servicios y actividades cognitivas y deportivas en forma gratuita. El proyecto desde sus inicios planteó la creación de una fundación que es la encargada de captar y canalizar las donaciones de particulares y de empresas, sin las cuales no sería viable la propuesta.

 

 

 

Finalmente, aclaró que el centro está dirigido no sólo para pacientes de San Lorenzo sino para todos los que tomen la decisión de salir adelante: "La experiencia también me sirve y me beneficia a mí, porque yo continúo en una recuperación constante y esta iniciativa me ayuda a mantenerme con mis bases firmes y a llenar mi corazón".

 

 

 

Y amplió: "Mi hermano fue un gran motivador para que yo me recuperara de mi adicción e incluso me ayudó económicamente cuando estuve internado en Buenos Aires. También fue uno de los primeros en enterarse de mi idea de crear un centro de rehabilitación, le pareció bueno y me felicitó", completó.

 

Fuente: Pablo Rodriguez (Transmedia Venado Tuerto)