Durante el período escolar los niños están más expuestos a contraer enfermedades contagiosas. Algunas tienen su brote en el invierno.

 

Durante esta época, es frecuente la aparición de enfermedades eruptivas, que si bien tienen un ciclo viral que hay que esperar que transcurra, lo que se puede mientras tanto es aliviar los síntomas de la enfermedad. La varicela es la más habitual de las enfermedades eruptivas que se da durante el invierno, la cual es necesario aliviar ya que, de rascarse, pueden quedar marcas en el cuerpo y rostro del pequeño.

 

Entre las enfermedades exantemáticas o eruptivas, la que pica por excelencia es la varicela. Se caracteriza por la aparición en todo el cuerpo de vesículas rodeadas de un halo rojo, alargadas o redondeadas, que se rompen fácilmente dejando una pequeña costra en el centro, acompañadas de un cuadro febril. El período de contagio dura siete días, más allá de que aún persistan las vesículas.

 

“Estas vesículas producen picazón en los niños. Todos sabemos que a los chicos que tienen varicela les decimos que no deben rascarse para que no queden después las cicatrices. En realidad no es así, dado que las cicatrices no quedan porque se rasquen sino porque las lesiones de la varicela tienen una infección bacteriana agregada o porque el virus está actuando en un organismo con resistencia disminuida y que produce lesiones más profundas. También observamos prurito en los exantemas de la mononucleosis infecciosa, en especial cuando se ha exacerbado por exposición solar o por ingestión de ciertos antibióticos (ampicilina en particular)”, comenta el Dr. pediatra Dr. Antonio Morilla (MN: 60.266 / MP: 16.337).

 

“La aplicación de difenhidramina en polvo sobre la piel se utiliza para obtener un efecto local y muy pocas veces para producir un efecto sistémico por absorción. La ventaja de la aplicación cutánea es que permite una acción directa sobre la superficie afectada cuando se trata de pruritos localizados. De esta manera se consigue una elevada concentración de la droga antipruriginosa y un alto nivel de seguridad porque prácticamente no hay absorción”, agrega el Dr. Morilla.

 

Este tipo de productos también viene en distintas presentaciones: loción incolora, loción rosa y crema rosa. Todas se aplican en forma circular en la zona irritada.

Pediatra Dr. Antonio Morilla (MN: 60.266 / MP: 16.337).