•Sea cauto y discreto, evite comentar sobre  su vida, actividad, posición, intimidades.

•No pretenda deambular con mujeres/ hombres desconocidas/os o circunstanciales.

•Procure no suscitar envidias, celos ni hostilidades. Con moderación y sobriedad se evitan más enemigos.

 •Comparta con su familia los detalles laborales, sociales, financieros, que involucren cambios o incorporaciones de nuevas personas o intereses en sus relaciones profesionales, comerciales o industriales.

 

•Tener en cuenta los horarios probables para este delito: a la salida del trabajo o al regreso al hogar, como propicios.