Los datos surgen de un estudio realizado por Adecco Argentina sobre las oportunidades laborales que ofrece el mercado para personas con discapacidad, el tercer grupo que forma parte de la campaña #TalentoSinEtiquetas.

 

El mismo, además, reveló que el 71% de las compañías no tienen empleados con discapacidad y el 72% aseguró no contar con el espacio adecuado para poder insertarlos laboralmente.

 

¿Cuál es la situación actual?

 

El 15% de la población mundial vive con algún tipo de discapacidad. En Argentina, esta cifra alcanza a más de 5 millones de personas. Existen más de 100.000 alumnos con discapacidad desde el nivel inicial hasta el medio, de los cuales solo el 7% alcanza un nivel terciario o universitario.

El índice de desempleo para las personas con discapacidad alcanza el 75% y casi el 44% de ellas son jefes o jefas de hogar. Estos datos oficiales se condicen con los obtenidos de la última encuesta de Adecco sobre este tema, que arrojó que el 71% de las empresas no tienen personas con discapacidad trabajando.

Con respecto al tipo de discapacidades de las personas que sí trabajan, la mayoría tiene discapacidad motora con un 69%, mientras que también aparecen la intelectual, la auditiva y la visual en menor proporción.

Sólo el 39% de las empresas tienen algún programa o política que promueve la incorporación de personas con discapacidad.

Al consultarles cuál es la principal motivación para incorporarlas, el 32% afirmó que son las políticas de diversidad, el 31% porque están sensibilizados frente a la temática y quieren hacer algo al respecto, el 14% por afinidad personal con la situación, el 1% por exenciones impositivas, y otro 1% porque tiene cupos disponibles, entre los índices más destacados.

¿Cuáles son las perspectivas a futuro?

 

El futuro parece un poco más alentador que el presente. La gran mayoría de las empresas (83%) no tuvo nunca empleada a una persona con discapacidad, sin embargo, el 86% afirma que sí la contrataría en un futuro, mientras que un 14% directamente ni lo considera.

 

Al preguntarles a ese 14% por qué no contrataría personal con discapacidad, el 72% de ellos afirma que no tiene el lugar de trabajo adaptado, el 11% porque es una temática que les cuesta manejar, el 3% por no saber dónde hacer la búsqueda, y otro 14% por no conocer las políticas de inclusión.

Más de la mitad (52%) considera que las exenciones impositivas son un incentivo relevante para incorporar personas con discapacidad a su staff, mientras un 48% opina lo contrario.  

Entre las empresas que emplean y/o emplearon personas con discapacidad, el 96% recomienda hacerlo. De ellas, el 60% lo hace porque promueve equipos de trabajo más diversos, el 18% porque aporta otros puntos de vista, el 7% porque mejora el clima laboral y el resto está de acuerdo con todo lo anterior.

 

“La diversidad en el ámbito laboral brinda ventajas y beneficios tanto al negocio como a la sociedad en su conjunto”, expresó Esther Parietti, Directora de Sustentabilidad de The Adecco Group. “Reconocer la diversidad y aceptarla es gratificante para las personas que componen la organización, pero, a la vez, ser reconocidos y aceptados por nuestras individualidades se convierte en un factor de confianza que resulta una herramienta muy potente para el desarrollo profesional”, agregó.