0
0
0
s2sdefault

La toma de decisiones de inversión se ha vuelto cada vez más compleja en un mundo signado por la mayor intervención coordinada de los bancos centrales el mundo, en toda la historia. La mayor dificultad está en el hecho de que hay una muy mala percepción generalizada del riesgo. 

1. Evitar bonos

¿Quiénes son los grandes compradores de bonos hoy? Los principales bancos centrales del mundo. Entre ellos las compras ascienden a u$s 20 billones (tenían u$s 6 billones antes de que se desatara le crisis de 2008).

 

Hoy la Reserva Federal ha empezado lentamente a vender estos bonos a un ritmo de u$s 10.000 millones por mes, ritmo que para octubre de 2018 se habrá acelerado a u$s 50.000 millones por mes.

 

Ponerse en contra de este tren en movimiento parece poco inteligente. La única apuesta que se podría hacer es simplemente ver si el cupón cubre o no la caída en el precio del bono. Esto también incluye evitar a los bonos argentinos, aun cuando Macri pudiera hacer todo lo que se propone.

 

2. Qué hacer con las criptomonedas

La manía especulativa de las criptomonedas es la primera en la era de las redes sociales. De ahí la velocidad sin precedentes del contagio.

 

¿Qué hacer al respecto? Esperar. Si hay una empresa que sobrevivió la implosión de la burbuja de Internet, esa fue Amazon. Sin embargo, entre diciembre de 1999 y octubre de 2001, las acciones de Amazon cayeron un 95%. Creo que hay valor en la criptomonedas, pero es muy probable que otra moneda destrone al bitcoin.

 

3. ¿Tiene sentido comprar oro? ¿De qué manera?

Una de las tantas métricas es comparar el valor del oro con la cantidad total de papel moneda. Al hacer esa comparación hoy, el oro está en niveles tan bajos como los de 1970 y 2000, que fueron la antesala de grandes recorridos alcistas.

 

Ahora bien, ¿qué comprar? Utilizando diferentes índices de compañías mineras, vemos que las mineras de oro están baratas en relación al precio del oro, que como ya habíamos visto, se encuentra en mínimos de importancia histórica. Gran Colombia Gold (GCM: Toronto Stock Exchange) o Kerr Mines (KER: Toronto Stock Exchange) son dos ejemplos de mineras a evaluar.

 

4. ¿Qué acciones comprar? ¿Qué acciones evitar?

Diferentes métricas indican que las acciones de los Estados Unidos están caras hoy. Sin embargo, esto no quiere decir que no puedas estar más caras mañana.

 

 

¿Qué acciones evitar? Las llamadas FANG (Facebook, Amazon, Netflix y Google). Una de las acciones más caras de Wall Street hoy es Facebook, valuada en 14 veces sus ventas.

 

Hoy el S&P500 está valuado a dos veces ventas (Price-to-Sales en 2.02), lo cual lo pone ligeramente más caro que en el techo del año 2000. Conviene buscar entre aquellos sectores que han quedado fuera de moda. El sector commodities está comparativamente barato: Potash (POT: NYSE) podría sacar buen rédito de una mejora de los commodities agrícolas.

 

5. La revolución de los autos eléctricos. ¿Qué hacer?

Lo primero que hay que hacer es no comprar acciones de Tesla. Pierde cada vez más dinero, necesita cada vez más cash para seguir funcionando y nunca pudo cumplir con sus propias proyecciones. ¿Por qué sigue valiendo lo que vale? Porque Elon Musk (su fundador) es uno de los mejores vendedores del mundo.

 

Litio y cobalto componen el 20% de las baterías de los autos eléctricos. Pero, ¿de qué está hecho el 80% restante de las baterías? De níquel.

 

Hoy los autos eléctricos representan el 1% del parque automotor mundial y consumen el 3% de la oferta global de níquel. Dado que Europa y Asia están imponiendo planes para limitar el consumo de combustibles fósiles, este metal tiene mucho por crecer.

 

6. Uranio, el commodity más odiado

En 2011, Japón sufrió el desastre nuclear de Fukushima. La opinión pública y las agencias de control se volvieron en contra de la energía nuclear y muchas plantas fueron sacadas de funcionamiento. Como resultado, tanto el precio del uranio como las acciones de las empresas que lo producían cayeron fuertemente.

 

En noviembre se cerró una planta que producía el 11% de la oferta mundial, siendo este el último cierre de una larga saga. Sin embargo, al mismo tiempo hay en construcción 60 reactores nucleares en 15 países distintos que estarán en funcionamiento a lo largo de los próximos cinco años.

 

Al ritmo que los gobiernos continúan comprometiéndose a reducir las emisiones de dióxido de carbono, la energía nuclear volverá a recuperar fuerza.

 

¿Qué hacer? Una alternativa es comprar un ETF que nuclea diferentes empresas del sector: Global X Uranium (URA: NYSE).

 

7. Managed Futures, la alternativa más inteligente

¿Qué son los Managed Futures? Es una estrategia dentro del mundo de las llamadas Inversiones Alternativas en la que se utilizan contratos futuros para implementar sus estrategias de inversión.

 

Una de las grandes ventajas de los Managed Futures es que tiene correlación negativa con los activos tradicionales y que por este motivo agrega dramáticamente a la eficiencia de un portafolio:

 

Los retornos de Managed Futures han superado cómodamente a índices de acciones como el Dow Jones Industrials en los últimos 30 años.

 

CRONISTA