0
0
0
s2sdefault

TODO LO QUE CONVIENE TENER EN CUENTA ANTES DE GASTAR

La chance de conectarse a Internet y estar comunicado de forma permanente con contactos generó que los smartphones se transformaran en una parte vital de los usuarios de todo el mundo.

Actualmente, en Latinoamérica el 61% de los usuarios cuentan con un teléfono inteligente y se estima que para el 2025 esa cifra alcance el 76%.

Si bien el crecimiento en las ventas se desaceleró en el transcurso del año, las innovaciones aún motivan la compra de nuevos modelos.

Asimismo, las constantes actualizaciones de sistemas y la necesidad por ampliar la capacidad de almacenamiento hará que muchos usuarios renueven sus dispositivos.

Con vistas a las fiestas de fines de año y el arribo del próximo Black Friday este pequeña guía describe varios de los aspectos a tener en cuenta antes de renovar los equipos:

-Diagramar un presupuesto real

El usuario debe tener bien claro qué presupuesto destinará para comprar un nuevo dispositivo. En ese sentido, representa el primer paso para adquirir la opción que mejor se adapte a la realidad de cada usuario.

Según el Índice de Precios de Tecnología 2018 un smartphone tope de gama posee un precio promedio en América Latina que ronda los US$ 1.031,35. En la Argentina, en tanto, ese valor asciende a $ 41.804,10.

-Comparar los precios regionales para identificar una buena promoción

Esta temporada, algunos comercios podrían aumentar el precio normal para luego rebajarlo. Conocer los verdaderos precios en el mercado ayudará a identificar cuando se ofrece un importe menor o una buena promoción como facilidades de pago (o complementos) a tu compra.

En la Argentina, el iPhone X posee un precio de $ 61.266,43, mientras que el Samsung Galaxy S9 alcanza los $ 37.554,09.

-Comparar ventajas y desventajas de cada marca

Si bien iPhone y Samsung, Huawei son las marcas más vendidas del mundo, la firma china Huawei lanzó este año nuevos modelos de smartphones, con el objetivo de alcanzar a todo tipo de comprador con dispositivos de alta, media y baja gama.

Actualmente, la competencia se vuelve cada vez más intensa ya que las ventas se encuentran a la baja. Este año, los fabricantes enviaron a los vendedores un millón de unidades menos que en 2016.

No obstante, esta situación beneficiaría al público al tener acceso a mejores condiciones ya que las marcas tendrán que presentar más ventajas para seducirlo y así fomentar el consumo.

Sea cual sea la opción, lo cierto es que ante la dura pérdida del poder adquisitivo sufrida en este 2.018; la idea de un equipo de punta se vuelve cada vez más utópica.