Durante la temporada alta de turismo, el Canal de l’Ourcq está repleto de pequeñas embarcaciones eléctricas que suben y bajan por sus aguas. Sin embargo, con la mayoría de los visitantes internacionales desaparecidos, estas llamativas barcas rojas y blancas se utilizarán de manera innovadora: como asientos para una noche de cine flotante en la cuenca del Canal Villette.

Para celebrar el regreso de Paris Plages, la playa urbana que cada año se apodera de las orillas del Sena y del Bassin de la Villette, la ciudad dará la bienvenida a 150 parisinos a su primer evento 'Cinéma sur l'Eau' el 18 de julio. Los espectadores podrán relajarse en uno de los 38 botes en grupos de dos, cuatro o seis (de la misma familia o amigos) para garantizar las medidas de seguridad.

El evento se ha preparado en colaboración con MK2, una pequeña cadena de cines con dos salas cerca del canal, que ha lanzado esta iniciativa para reinventarse. La cadena ha optado por proyectar la comedia 'Le Grand Bain' (2018) de Gilles Lellouche’s.